ANTE LA NUEVA ABSOLUCIÓN DE SAMUEL

ANTE LA NUEVA ABSOLUCIÓN DE SAMUEL

Antonio del Castillo: "Los jueces se montan su propia película"

Antonio del Castillo considera "inaudito" la nueva absolución de Samuel Benítez. "Los jueces cogen de los hechos lo que quieren". El padre de Marta acusa a los jueces de "montarse su propia peícula".

El nuevo fallo de la Audiencia Provincial de Sevilla absuelve por segunda vez a Samuel Benitez de encubrir el crimen de Marta del Castillo. Con ella se ratifica que Benitez no estuvo en el piso de Carcaño, cuando el cadáver de Marta fue trasladado a un lugar desconocido entre las nueve y las 10 y cuarto de la noche del dia de su desparición.
En el fallo se asegura que Samuel "estuvo ininterrumpidamente en Montequinto, barriada de Dos Hermanas, entre las 12 de la mañana del 24 de enero y las 2,20 de la madrugada del día siguiente". También se dice que a esa hora, la que entonces era su novia, le acompañó a coger un autobús dirección Sevilla e incluso le pagó el billete y que llegó a su destino.

En Montequinto también le situaron los testimonios de los seis jóvenes que esa noche cenaron con él y con los que estuvo después en una discoteca, y las antenas de telefonía: "Samuel recibió trece llamadas entre las 20.38 del día 24 y las 3,40 del día 25. En todas ellas estaba en Montequinto".
Antenas de telefonía que le han sevido a la Audiencia de Sevilla para considerar probado que Miiguel Carcaño habló dos veces con la madre de Marta: a la 1 de la madrugada y a la 1,37 desde Camas.

Y otro dato importante para la absolución de Samuel, las personas que acudieron al piso de León XIII en busca de Marta no detectaron en él movimiento alguno. Fueron dos veces a la casa: "sobre las 0 horas del día 25 y luego sobre las 2 horas sin percibir que en su interior se hallase persona alguna ni se realizase algún tipo de actividad".
La Audiencia también desestima el testimonio del vecino que aseguró haber visto a Carcaño empujando la silla de ruedas, porque dice "erró en cuanto a la hora"; el del dueño del bar que afirmó haber visto a dos personas empujando la silla en dirección al contenedor y el del propio Carcaño implicando a Samuel: "Las versiones de Carcaño son variopintas, no merecen credibilidad alguna , parece que son ofrecidas en función de sus propios intereses". Y termina afirmando que no se dispone de prueba objetiva en contra de Samuel.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.