Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
SU TRÁFICO ESTÁ PROHIBIDO POR LEY

Los anabolizantes son un riesgo muy serio para la salud

Christian siempre quiso tener el cuerpo de un supérheroe, y se puso a ello. Los anabolizantes le han hecho ganar 50 kilos de peso, 50 kilos de músculo. Ahora pesa 110, antes 60 kilos.

Anabolizantes y esteroides, un riesgo para la saud ver el video

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 10/08/2012 a las 12:26 horas

La obsesión por transformar el cuerpo y obtener un resultado como este ha llevado en los últimos años a miles de personas a consumir anabolizantes y esteroides. 
Son sustancias químicas que tienen una finalidad médica, se usan, por ejemplo, para curar el cáncer pero están prohibidas a deportistas que quieren ganar masa muscular o mejorar su rendimiento más allá de sus posibilidades físicas.

Por eso el tráfico de esteroides esta perseguido y castigado por la ley, son drogas que sólo las puede prescribir un médico. Aun así, Christian lo tiene claro: "No me considero un drogadicto, soy un deportista". ¿y cómo se pueden conseguir estas sustancias?. El mercado negro de anabolizantes campa a sus anchas por internet. Si tecleamos las palabras "necesito anabolizantes" encontraremos medio millón de enlaces en Google. Pero Christian nos cuenta que hay una forma más rápida de conseguirlos: "Cuando acudes a un gimnasio, te das cuenta qué persona puede facilitártelos".

Pero el uso indebido y extremo de los esteroides tiene efectos secundarios muy graves para la salud: "Puede provocar arritmias ebido al fortalecimiento de la masa muscular", asegura una doctora. Christian ha confesado que lleva años enganchado a los esteroides y su obsesion por lo que para el es un cuerpo 10 llega aun mas lejos. "Preferiría que mis hijos acudieran a un gimnasio y a tomar, cuando tuvieran edad, un anabolizante, a que se metan en una discoteca y se pongan hasta las cejas de cocaína o alcohol".

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana