ISABEL Y ANTONIO

ISABEL Y ANTONIO

"Gracias a esa mujer, seguimos en nuestra casa"

Hemos visto como una llamada ha cambiado la vida y la relación de pareja de Antonio e Isabel. Hemos estado en directo en su casa, en ese techo que sigue siendo suyo gracias a la generosidad y el buen corazón de un espectador de EL DIARIO.

Hace tres años, Antonio se quedó en silla de ruedas. Desde entonces, su vida y su relación de pareja cambiaron por completo. Problemas económicos, deudas y un embargo a la vista. Una familia a punto de quedarse en la calle; un matrimonio al borde de la ruptura.

El pasado día 27 de mayo, Antonio hablaba con Isabel, su mujer, en EL DIARIO. Necesitaba saber qué sentía por él, necesitaba respuestas para ver cómo iba a encauzar su vida, ya que el día 4 de mayo su casa salía a subasta.  El testimonio de Isabel fue desgarrador, y su respuesta contundente: “te quiero, pero ya no puedo más. Estoy cansada de luchar. Si nos quedamos en la calle, es muy duro, pero mejor cada uno por su lado”

Esta historia colapsó los teléfonos del programa. Fueron muchos los espectadores que mostraron su apoyo a la pareja, pero una llamada anónima, les abrió una puerta a la esperanza. En tiempos de crisis, la generosidad y el buen corazón de esa persona anónima ha salvado la vida y la relación de Antonio. En un principio, la persona se comprometió a pagar por adelantado el alquiler anual de una vivienda para la pareja, pero al ponerse en contacto con ellos, su historia aún le llegó más al corazón. Sólo dos días después de su intervención en el programa, el anónimo decidió saldar la deuda que Antonio e Isabel tenían con el banco para que no perdieran su casa. Una cantidad que ascendía a los casi 24 mil euros. Pero la cosa no ha quedado ahí, la persona, que como insistimos quiere permanecer en el anonimato, se ha comprometido a pagar mes a mes las cuotas del resto de la hipoteca hasta que la casa quede pagada en su totalidad, unos 56 mil euros más. De momento, ya les ha abonado dos mensualidades de 600 euros. 

Antonio, Isabel y su familia, han podido conservar su vivienda gracias al acto generoso y desinteresado de este espectador anónimo. Hemos hablado con ella por teléfono y la familia ha podido darle las gracias en directo. Antonio decía: "Para mí esta señora es una santa".  "Esta mujer pagó nuestras deudas sin conocernos de nada".

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.