SE PREVÉN 80 MILLONES DE DESPLAZAMIENTOS

La DGT pone en marcha la operación especial de verano

Este viernes arranca la primera fase de la operación salida de verano en la que se prevén 3,9 millones de desplazamientos y para la que la DGT desplegará 10.000 agentes. En total, se prevén 80 millones de desplazamientos.

  • Operación especial de verano
  • Tráfico preveé 3,9 millones de desplazamientos en el primer fin de semana de la operación salida del verano para el que la DGT ha activado una nueva campaña de "tolerancia cero" con las drogas.
  • operación especial de verano, operación salida, tráfico, DGT, carreteras
  • operacion-especial-verano
Video: Miriam Villamediana

Agencias  |  Madrid  | Actualizado el 29/06/2012 a las 10:59 horas

La Dirección General de Tráfico pone en marcha este viernes la operación especial verano para hacer frente a los 80 millones de desplazamientos de larga distancia previstos en los meses de julio y agosto, tres millones menos que el año pasado, lo que implica un descenso del 3,6 por ciento, según las cifras que baraja la DGT. 

Concretamente, para el mes de julio están previstos 39,2 millones de desplazamientos, mientras que en agosto la previsión de movimientos es aún mayor, de 40,7 millones de desplazamientos. Para hacer frente a todos estos movimientos, la DGT desplegará a los 10.000 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil dentro de un dispositivo que presentará la directora de Tráfico, María Seguí, este viernes y que se mantendrá los meses de julio y agosto. 

La DGT prevé que este verano se produzcan un importante movimiento de vehículos por toda la red viaria española siendo "especialmente conflictivo" este primer fin de semana del mes de julio, viernes 29, sábado 30 de junio y domingo 1 de julio, con destinos principales las zonas turísticas de costa y litoral. Sólo este primer fin de semana, Tráfico prevé que se produzcan 3,9 millones de desplazamientos, con "importantes movimientos de vehículos de largo recorrido" a primeras horas de la tarde del viernes que provocarán "intensidades elevadas y problemas de circulación" en sentido salida de los grandes núcleos urbanos y también en las principales vías de comunicación de acceso a las zonas turísticas de costa, litoral y de descanso.

El sábado continuarán las dificultades desde primeras horas de la mañana en sentido salida de las ciudades para ya a última hora de la mañana situarse los problemas en las zonas de destino. Ya el domingo serán conflictivas por la mañana las carreteras de acceso al litoral, playas y zonas de costa, para ya por la tarde comenzar el retorno de los que han disfrutado del fin de semana. El año pasado ese día llegaron a registrarse hasta 180 kilómetros de retenciones entre las 20.00 y las 21.00 horas. 

¿A qué hora salgo?
Así las cosas, Tráfico aconseja evitar viajar el viernes entre las 15.00 y las 24.00 horas, mientras que las horas más desfavorables para ponerse a un volante el sábado serán entre las 08.00 y las 15.00 horas, y el domingo, entre las 18.00 y las 24.00 horas. 

Junto a las medidas para regular el tráfico, la DGT desarrollará este año una campaña de sensibilización para tratar de reducir el número de accidentes en carretera. El año pasado fallecieron en julio y agosto en las carreteras españolas 321 personas --muertos a 24 horas después del accidente y sin contar con las víctimas en ciudades--, 41 menos que en el verano de 2011, lo que supuso un descenso del 11,3 por ciento, según el balance que hizo el exministro de Interior, Antonio Camacho.

Campaña contra las drogas
Este verano también la DGT lanzará su campaña de "tolerancia cero" con las drogas que implicará que los agentes de la Guardia Civil realicen de manera sistemática controles aleatorios de drogas junto con los de alcoholemia. Según los datos de la DGT, casi uno de cada cinco conductores españoles (19,4 por ciento) dan positivo de drogas.

A partir del 9 julio, fecha del lanzamiento oficial de la campaña, los agentes de la autoridad podrán parar a los conductores de manera generalizada para realizar este tipo de controles. En ese caso, los conductores serán sometidos primero a una prueba de alcoholemia y, en el caso de que den negativo, se les practicará un test indiciario de recogida de saliva para valorar si han consumido drogas, según ha explicado la directora de Tráfico.

En el supuesto de que este primer test de drogas dé negativo, el conductor podrá continuar su viaje pero, si da positivo, no podrá seguir conduciendo y tendrá que someterse a otro test que será enviado a un laboratorio, donde finalmente se certificará el positivo y del que saldrá la sanción administrativa. Adicionalmente, si los agentes que realizan la prueba determinan que el conductor presenta sintomatología evidente de conducir drogado, podrá ser sancionado por el Código Penal.

Compartir en: