INFORME FESVIAL

La crisis llega al transporte pesado

Seis de cada diez conductores de transporte pesado reconocen que reparan su vehículo por la actual coyuntura económica y el 70% admite que utiliza en menor medida las vías de peaje.

Camión en la carretera Camión en la carretera | Foto: Agencias

Agencias  |  Madrid  | Actualizado el 25/06/2012 a las 10:19 horas

Seis de cada diez conductores de transporte pesado (el 62%) afirma que ellos mismos realizan el mantenimiento de los vehículos debido a la actual situación de crisis económica, según un informe presentado por la fundación Fesvial, que ha advertido del riesgo para la seguridad vial que implica este tipo de comportamientos.

El estudio, titulado 'La crisis y la seguridad vial en el transporte profesional' y elaborado por Fesvial junto con Scania, ha sido presentado este viernes por el presidente de la fundación, Luis Montoro, durante el Seminario de Seguridad Vial organizado en el marco de la V edición del Campeonato Europeo de Jóvenes Conductores 2012.

El mantenimiento de los vehículos por parte de los propios conductores no es la única conducta potencialmente peligrosa que está comenzando a generalizarse con la crisis. Las empresas también están ahorrando al cambiar las rutas de sus transportistas, reducir los tiempos de descanso de sus conductores e incluso influir en la forma en que los propios conductores llevan sus vehículos.

Así, casi un 70% de los conductores de transporte pesado admite que con la actual coyuntura económica utilizan en menor medida las vías de peaje, lo que puede incrementar el tráfico en carreteras convencionales, más peligrosas que las vías rápidas. De hecho, un tercio de los conductores asegura haber modificado en general sus rutas debido a la crisis.

Mientras, el 22% reconoce que ahora trabaja alguna hora al día más que antes, sobre todo en las empresas que cuentan con dos ó tres vehículos y un tercio opta por pernoctar en la cabina de su vehículo cuando antes iban a hostales.

La crisis también afecta negativamente al envejecimiento del parque de vehículo. Así, el 88% de los conductores piensa en aplazar la compra de un vehículo nuevo, lo que trae como consecuencia el envejecimiento del parque de vehículos y además puede afectar a la seguridad vial. Asimismo, un tercio de los entrevistados afirma que en su empresa se incorporan menos elementos de seguridad en aquellos vehículos de nueva adquisición.

Además, un 39% de los entrevistados reconoce que retrasa el cambio de neumáticos, frenos, y  amortiguadores, y el 34% alargan los intervalos de mantenimiento especificados por el fabricante. Estos comportamientos pueden tener también impacto en la seguridad del vehículo, debido a que el mismo no se encuentre en óptimas condiciones y en determinadas situaciones no responda con eficacia a la demanda que realiza el conductor, pudiéndose producir accidentes.

CAMBIA TAMBIÉN LA MANERA DE CONDUCIR
En cuanto a la manera en que se conduce, medidas de ahorro reconocidas por los conductores son circular con marchas largas y a pocas revoluciones, no dejar el motor al ralentí al cargar o descargar, conducir de forma menos brusca, reducir el límite de velocidad, usar de forma racional el aire acondicionado y la utilización de sistemas de navegación para optimizar las rutas.

Y con la crisis, también se mira como ahorrar en combustible. En relación con este tema, el estudio refleja que la práctica más habitual de ocho de cada diez conductores (78%) es repostar en las gasolineras de una marca concreta, ya que así se benefician de las ventajas de una tarjeta descuento. Tan sólo un 17 por ciento compara precios y acude a la más barata, aunque esto implique desviarse un poco de la ruta. Un porcentaje muy bajo (5%) reposta en cualquier gasolinera.

Además, del estudio también se desprende que cuatro de cada diez conductores (43%) percibe un mayor nerviosismo, distracción y agresividad en la forma de conducir del resto de conductores a causa de la crisis.

Compartir en: