Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
PASATIEMPO FAVORITO

'El Príncipe de Bel Air' es la serie preferida de los presos de Guantánamo

Dieciséis años después de que saliera al aire el último episodio de la serie del rapero y actor Will Smith, los internos de Guantánamo disfrutan dentro de sus grandes bloques de seguridad visionando los capítulos en un bucle casi constante.

El principe de Bel Air El principe de Bel Air | Foto: El principe de Bel Air

Agencias  |  Madrid  | Actualizado el 10/08/2012 a las 16:31 horas

A pesar de que era una de sus promesas estrella cuando accedió a la Casa Blanca, el presidente estadounidense Barack Obama no ha cerrado la prisión de Guantánamo. Y mientras el debate sobre esta cuestión continúa candente -y más ahora que se acerca el momento de su reelección-, los presos del presidio cubano matan su tiempo como pueden. Y uno de sus pasatiempos favoritos es ver a Will Smith en 'El Príncipe de Bel Air'.

Después de un período de consumo masivo de los libros de J.K. Rowling, Harry Potter, los reclusos de la prisión de la isla se han convertido en fieles seguidores de la comedia de los 90, 'El príncipe de Bel-Air', según informa el Miami Herald Tribune.

"Acabo de pedir las seis temporadas", dice el bibliotecario Milton, un contratista del Departamento de Defensa de la prisión que solo da su primer nombre a los periodistas que visitaron la prisión.

Milton no encuentra ninguna explicación para la repentina popularidad de la sitcom sobre el chico de Philadelphia que se muda con su familia al acomodado barrio de California más allá que la mera observación. Y es que hay unos 28.000 artículos -entre libros y videos- en la biblioteca del centro penitenciario y la comedia es uno de los artículos más solicitados.

Según el Miami Herald Tribune, muchos de los reclusos piden, además, diccionarios y copias traducidas de libros para aprender inglés. Sin embargo, con la llegada de la época del Ramadán la demanda ha disminuido, ya que la mayoría de los presos dedican el tiempo a rezar, comer y conversar -al anochecer y amanecer- en las zonas comunes.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana