Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
SEGÚN UN ESTUDIO DE PSICÓLOGOS ESPAÑOLES

Whatsapp puede llegar a ser perjudicial para las parejas

Un estudio llevado a cabo por psicólogos españoles afirma que la aplicación Whatsapp puede perjudicar las relaciones de pareja, ya que permite un control total de las horas de conexión de sus usuarios. Esta actitud puede devenir en obsesión y sospechas, lo que puede terminar por romper la pareja.

Los 'smartphones' se comen a los sms Usuario de Whatsapp | Foto: antena3.com

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 06/11/2012 a las 19:29 horas

Un estudio llevado a cabo por un grupo de psicólogos españoles ha confirmado lo que alguno ya podía sospechar: la aplicación de mensajería instantánea Whatsapp puede llegar a ser perjudicial para la vida en pareja. El motivo es que, a diferencia de redes sociales como Twitter o Facebook, u otros sistemas de comuniación como SMS o correos electrónicos, Whatsapp delata a su usuario.

Así, la aplicación registra en el teléfono si el usuario está en línea o la hora de su última conexión. Los problemas surgen de que no sólo aparecen en el móvil del usuario, sino que lo hace en el teléfono de todos sus contactos.

"Whatsapp es un canal perfecto para reforzar las relaciones en la primera fase de enamoramiento, pero que después puede acarrear problemas si uno de los cónyuges se obsesiona por estar en permanente contacto con su pareja o en controlar cuándo se conecta o desconecta", explica el psicólogo Enrique García Huete, encargado de la investigación recogida por el diario italiano La Stampa.

Esta obsesión, que puede devenir en celos, sospechas y demás actitudes perjudiciales para la relación de pareja, se ve alimentada por la facilidad que da la aplicación para el control de sus usuarios, subraya el estudio, que añade que un control excesivo de las horas de conexión, basado en vigilar si la pareja está conectada cuando supuestamente debería estar realizando otra actividad o si ha leído el mensaje sin contestarlo, pueden llevar incluso a la ruptura.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana