Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
Campañas publicitarias arriesgadas

Los anuncios en Internet más originales de 2012

Breves y pegadizos. Así son los anuncios más vistos o comentados en este año que ya termina. Pero curiosamente, no se han visto en televisión: son campañas creadas para Internet que han alcanzado millones de reproducciones gracias a ordenadores y móviles.

Originalidad y riesgo: la publicidad en Internet cierra 2012 ver el video

Ángel Negro  |  Madrid  | Actualizado el 21/12/2012 a las 18:07 horas

No parece nada raro. El actor de un anuncio mira a cámara y habla con su cliente pero sólo se dirige a los internautas. La idea era sencilla: por cada seguidor que la empresa de bebidas Heineken consiguiera en Facebook, llenarían un globo en una sala. Al final, la suma dio más de un millón.

La moraleja queda clara: si quieres que tu campaña publicitaria sea un éxito, arriesga. No hacen falta millones de visionados para calar entre los clientes. Lo más visto este año en anuncios de Internet así lo acredita: de usual tiene más bien poco.

En abril, una marca deportiva contrató a un director de cine para dar conocer su nuevo lema. Él se gastó el presupuesto en un viaje por el mundo y luego subió ese vídeo a Internet. El resultado: ocho millones de visitas se llevaron a casa ese lema.

Pero si hablamos de romper límites en publicidad, hay un hombre que para conseguirlo en 2012 sólo tuvo que dejarse caer. Más de siete millones vieron en directo por la Red el salto de Felix Baumgartner desde la estratosfera, una enorme campaña de promoción que los expertos cuantifican en cientos de millones de euros.

Otros anuncios en 2012 se hicieron famosos por casualidad. El metro de Melbourne creó unos dibujos para dar conocer formas estúpidas de morir. El objetivo era concienciar a sus clientes sobre la peligrosidad de no prestar atención a los vagones o andenes. Pero la idea se propagó por las Redes y a 33 millones de personas el anuncio les pareció gracioso. En solo unos días su pegadiza canción, 'Dumb ways to die', se convirtió en la más descargada de toda Australia.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana