Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
REVOLUCIÓN EN LOS HOGARES

Las impresoras 3D permitirán fabricar piezas y reproducir diseños desde casa

Las impresoras en tres dimensiones pueden cambiar muchas cosas en el futuro inmediato. Permitirá publicar objetos tan variados como un peine, una pulsera, unas gafas o la funda un teléfono. Los expertos aseguran que supondrá una nueva revolución cuando llegue a los hogares.

Las impresoras 3D permitirán fabricar piezas y reproducir diseños desde casa ver el video

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 14/01/2013 a las 13:09 horas

La impresora 3D puede cambiar muchas cosas en el futuro inmediato. Expertos como Tomás Díez director Fab Lab Barcelona aseguran que supondrá una nueva revolución, la tercera, cuando llegue a los hogares. Hablamos de las impresoras en tres dimensiones. Permiten fabricar piezas, objetos o reproducir diseños. Pero sus posibilidades van mucho más lejos.

Hasta ahora, recurríamos a la producción en masa. Un vídeo de la exposición Full Printed, DHUB Barcelona. Curada por el IAAC retrata a la perfección este proceso. En un futuro, la impresora 3D será, aseguran los entendidos, tan popular en los hogares como lo es hoy la convencional.

No es aún lo habitual, pero muchos apuestan porque pronto lo será. Fabricarnos un peine, una pulsera, unas gafas o la funda de un teléfono. En definitiva, mil y una posibilidades.

La impresión en 3 dimensiones también tiene un lugar importante en a Alcalá de Guadaíra (Sevilla), un pueblo de 70.000 habitantes que cuenta con 5.000 empresas, en el que el Ayuntamiento dispone de un taller de modelado 3D.

La única distribuidora en España de estas impresoras está hoy instalada en el salón de una casa, algo así como los nuevos garajes de Silicon Valley. Una impresora como ésta cuesta alrededor de 2.000 euros, pero las hay que llegan al millón de euros.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana