Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
LOS RELOJEROS DE 'CASA LOSADA' SON LOS ENCARGADOS DE SU MANTENIMIENTO

El reloj de Puerta del Sol, listo para celebrar la Nochevieja

El reloj de la Real Casa de Correos, situado en la madrileña Puerta del Sol, ya está preparado para ser el epicentro de la Nochevieja, cuando millones de españoles se congregarán ante esta maquinaria para seguir los últimos instantes del año en curso y celebrar el Año Nuevo, según ha informado el Gobierno regional.

Puesta a punto del reloj de la Puerta del Sol Puesta a punto del reloj de la Puerta del Sol | Foto: EFE

EFE  |  Madrid  | Actualizado el 26/12/2012 a las 17:22 horas

El reloj de la madrileña Puerta del Sol está ya listo y engrasado para cumplir con precisión su minuto anual de gloria y dar a la hora exacta las campanadas que, un año más, mantendrán ante el televisor a millones de españoles para comer sin atragantarse las doce uvas que darán la bienvenida a 2013.

Aunque los relojeros encargados de su mantenimiento suben a la torre varias veces por semana y tienen la maquinaria en perfectas condiciones, a medianoche del día 30 realizarán un ensayo que, desde hace años, congrega en la plaza a miles de personas en un adelanto de las campanadas muy similar al original.

Pedro Ortiz, uno de los relojeros de Relojería Losada, encargada desde 1997 de su mantenimiento, ha dicho hoy que el ensayo será realizado por los mismos cuatro profesionales que el día 31 permanecerán en la torre de la Real Casa de Correos, sede de la presidencia madrileña, desde las diez de la noche hasta después de las campanadas.

Las dos noches, exactamente veintiocho segundos antes de las doce, retirarán la palanca que sujeta la bola del reloj, que descenderá por su propio peso acompañada de su famoso repique de aviso. A continuación sonarán los cuartos, con dos campanadas cada uno, de modo que en total se escucharán ocho campanadas en bloques de dos.

Finalmente, coincidiendo con la última señal horaria, a las doce en punto de la noche, repicará la primera campanada. Con un intervalo de tres segundos, sonarán después las otras once campanadas, ya en los primeros 33 segundos de 2013. Miles de personas en vivo en la plaza y millones a través de las distintas cadenas de televisión podrán volver a hacer, como dice la canción de Mecano, "por una vez algo a la vez".

En realidad, las campanadas de la nochevieja son como las de todos los días del año, sólo cambian las emociones, las de los espectadores y las de los relojeros. "Es como un actor que se sabe su papel de memoria pero para el que cada función es diferente o como cuando te compras un coche nuevo; lo normal es que arranque al día siguiente, pero siempre puede fallar algo", explica Ortiz, que en todo caso asegura que el próximo día 31 no fallará nada.

Para Ortiz y el resto de socios de Relojería Losada es "un orgullo ser el relojero del reloj más famoso de España", construido en Londres por el español José Rodríguez de Losada, del que la empresa toma su nombre como homenaje.

El reloj llegó a Madrid desde Londres en 1865 para ser colocado en la iglesia del Buen Suceso y luego en este edificio, antigua sede de Gobernación, más tarde Dirección General de Seguridad y ahora Presidencia de la Comunidad de Madrid. Losada lo donó al pueblo de Madrid y la Comunidad autónoma es su depositaria y la encargada de su custodia y mantenimiento.

Las campanadas de este año coincidirán con un paro parcial de los trabajadores del Metro desde las cinco de la tarde a las dos de la madrugada, por lo que es posible que en el ensayo del día anterior, con el suburbano a pleno rendimiento, haya en la plaza casi tanta gente como en Nochevieja.

El año pasado, esa 'primera Nochevieja' reunió a varios miles de personas que comieron uvas y dulces al ritmo de las campanadas de ensayo y brindaron con cava, cerveza, champán y licores. De hecho, la Policía Municipal tuvo que montar también un día antes un importante dispositivo para controlar todos los accesos a la Puerta del Sol y evitar que se introdujeran botellas y se produjera venta ambulante.

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana