MULTITUDINARIA Y FESTIVA CELEBRACIÓN

MULTITUDINARIA Y FESTIVA CELEBRACIÓN

Más de 200.000 personas se reúnen en Madrid para la beatificación de Álvaro del Portillo

Más de 200.000 personas provenientes de todo el mundo se juntaron en Madrid para celebrar la beatificación del español Álvaro del Portillo. Los medios se han hecho eco del suceso y hasta 200 periodistas de 88 medios diferentes se acreditaron en él.

Jóvenes, mayores, familias con niños pequeños llegados desde lugares tan lejanos como Nueva Zelanda o Japón celebraron en Madrid, en un ambiente festivo y espiritual, la beatificación de Álvaro del Portillo, colaborador y primer sucesor de san Josemaría Escrivá al frente del Opus Dei.  Fue uno de los protagonistas del Concilio Vaticano II, como impulsor del papel de los laicos en la iglesia y de la identidad del sacerdote en la sociedad actual. 

A primera hora de la mañana, el recinto preparado para la ocasión en el barrio madrileño de Valdebebas empezó a llenarse de fieles venidos de 80 países de los cinco continentes, hasta superar las 200.000 personas, según la organización, durante la celebración eucarística. La presidió el cardenal Angelo Amato, delegado del Santo Padre y concelebraron el arzobispo emérito de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y el obispo prelado del Opus Dei, Javier Echevarría. 

La mayoría de los participantes llegaron a Valdebebas en autobuses, por lo que se había previsto un parking para 1.200 vehículos que hubo que ampliar hasta 1.700 plazas. También se vieron reforzadas las medidas de seguridad, dada la asistencia, entre otras personalidades, de los ministros de Economía, Luis de Guindos, y del Interior, Jorge Fernández Díaz.

En una superficie de 195.000 metros cuadrados de calles urbanizadas pero sin edificios construidos, 3.500 voluntarios, chicos y chicas jóvenes, colaboraron con la organización del acto para atender a los asistentes, facilitar la movilidad y el desarrollo de la ceremonia. Asimismo, 1.200 sacerdotes, que impartieron los sacramentos del perdón y de la comunión, hicieron posible que, a pesar de esta multitudinaria participación, el evento se celebrara de forma organizada y tranquila. 

Había 80 confesionarios repartidos por todo el recinto donde los asistentes podían confesarse en diferentes lenguas, las mismas en las que también oraron durante la ceremonia: español, francés, portugués, alemán, japonés, chino y polaco. La celebración fue interrumpida en múltiples ocasiones por los aplausos de los asistentes, que recibieron con alegría las palabras del papa Francisco que envió un mensaje desde el Vaticano de reconocimiento a la figura del nuevo beato. 

También fueron acogidas con entusiasmo las declaraciones del arzobispo emérito de Madrid, Antonio María Rouco Varela, quien destacó la bondad, serenidad y buen humor del beato, al que consideró "particularmente nuestro", ya que nació en Madrid en 1914 y cuya huella está muy presente entre los fieles madrileños. 

El momento más emotivo de la ceremonia tuvo lugar cuando la familia del niño chileno José Ignacio Ureta, curado por la intercesión de Álvaro del Portillo, subió al altar un relicario con sangre del beato. La beatificación del sacerdote español ha despertado un gran interés mediático y para cubrir el evento se han acreditado unos 200 periodistas de 88 medios de comunicación de 18 países y se ha retransmitido en directo por 25 televisiones.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.