SIN PELIGRO PARA LOS CIUDADANOS

SIN PELIGRO PARA LOS CIUDADANOS

Se investigan los misteriosos temblores que sacuden una céntrica avenida de Valencia

Apenas duran uno o dos segundos y son de muy baja intensidad, pero son frecuentes y perceptibles por los vecinos de la avenida Barón de Càrcer, una de las más céntricas de Valencia. Los expertos creen que las vibraciones podrían estar relacionadas con el arranque o frenado de una máquina o con el paso de vehículos con mercancias pesadas.

Decenas de temblores al día en varios edificios de Valencia, eso es lo que vienen padeciendo los vecinos de de las más céntricas avenidas de la ciudad. Las vibraciones hasta ahora no han causado daños pero están siendo tan frecuentes que técnicos de la Universidad Politécnica y de los Bomberos están investigando el fenómeno. Y, de momento, no han dado con las causas.

Los temblores afectan a varios edificios de la avenida Barón de Càrcer, uno de ellos, sede territorial de Bienestar Social y el Servef, según han confirmado fuentes del gobierno autonómico, que han rechazado que pueda haber peligro para la estabilidad de la finca. De momento, los técnicos no han apreciado ninguna fisura o grieta en los inmuebles para poder obtener una idea del motivo de los movimientos.

Las vibraciones, de baja intensidad y que duran escasos segundos, vienen sucediéndose desde principios de noviembre. Investigadores del Centro de Tecnologías Físicas, dependiente del departamento de Física Aplicada de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), iniciaron el viernes las mediciones, con las que se intenta "estudiar o dar valor al problema, ver su magnitud y el tipo" de movimiento con el fin de poder "calificarlo y contrastarlo a nivel normativo para saber si se está dentro de la ordenanza de ruido y vibraciones" correspondiente.

Las pruebas se realizan con un aparato de medición pegado a la superficie de estudio, la pared o el suelo, para "captar cualquier aceleración y, a partir de ahí, la velocidad de movimiento y los desplazamientos", según José María Bravo, profesor de la UPV e investigador del Centro de Tecnologías Físicas. El investigador ha señalado que el hecho de que se registren de manera "eventual" y que duren sólo un segundo o dos hace pensar que podrían estar "ligados al funcionamiento de máquinas que se encienden y apagan puntualmente, que se activan en un momento y se frenan" luego.

Así, ha afirmado que podrían estar relacionados con "el arranque o frenado de una máquina o de un ascensor" y ha aseverado que si las vibraciones se debieran al asentamiento de la obra serían más constantes. Bravo, que ha mostrado la disposición de los estudiosos del Centro de Tecnologías Físicas a asesorar y colaborar con Bienestar Social en este asunto, ha calculado que el informe con los resultados de las mediciones podría estar listo a final de la semana.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.