Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
EL EQUIPO DE RESCATE LOCALIZA CON VIDA A LOS DESAPARECIDOS

Los españoles muertos en la avalancha eran montañeros experimentados

Los fallecidos son Joaquín Aguado, Jefe del Grupo Especial de Bomberos de la Comunidad de Madrid y Esteve Martínez, miembro de la Unión Excursionista de Sant Joan de les Abadesses (Girona).

Dos españoles mueren en un alud en el Mont Blanc ver el video

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 12/07/2012 a las 23:49 horas

Dos españoles han fallecido la madrugada de este jueves tras verse sorprendidos por una avalancha de nieve en los Alpes franceses en la que otros siete alpinistas han perdido la vida.

En la misma zona donde se ha registrado la avalancha se encontraban otros dos excursionistas catalanes. Guillem Ferrer, de 35 años, ha sido rescatado y trasladado a un hospital y Toni Trilla se había quedado en un refugio porque tenía problemas en la pierna.

La avalancha se ha producido sobre las cinco de la madrugada en el macizo del Mont-Blanc, en los Alpes franceses, cerca de la población de Chamonix.

Los españoles fallecidos son el madrileño Joaquin Aguado, jefe del Grupo Especial de Rescate en Altura (GERA) de los Bomberos de la Comunidad de Madrid, y el catalán Esteve Martínez, socio de la Unión Excursionista de Sant Joan de les Abadesses.

Ambos eran montañeros experimentados. Aguado, vecino del municipio madrileño de El Boalo, tenía 51 años y pertenecía al Cuerpo de Bomberos de la Comunidad desde 1980. Llevaba desde 2009 siendo jefe del GERA y del parque de bomberos de Navacerrada. Su trabajo consistía en rescatar a los montañeros atrapados en la nieve. Aguado estaba casado y tenía dos hijos de 23 y 17 años. Sus compañeros lamentan su pérdida y dicen de él que era un líder nato con gran capacidad para trabajar en equipo.

Por su parte, Esteve Martínez, vecino de Sant Joan de les Abadesses (Girona) y de 38 años, era técnico de mantenimiento de carreteras y monitor de alpinismo. Martínez pertenecía a la Unión Excursionista de esta localidad. Sus vecinos cuentan de él que: "Era un experto para la montaña que estaba haciendo". "Amaba la montaña, pocas personas la amaban tanto y la conocían tanto como él", relata otro de sus conocidos.

Esteve Martínez viajó al Mont Blanc con dos amigos de la misma localidad. Guillem Ferrer, de 35 años, fue arrastrado por el alud pero ha podido ser rescatado gracias a que parte de su cara quedó por encima de la nieve. Se encuentra hospitalizado pero fuera de peligro. Su otro acompañante, Toni Trilla, no realizó la expedición debido a unos problemas en una pierna.

Además de los dos españoles, han perdido la vida otras siete personas: tres británicos, tres alemanes y un suizo.

Tras la avalancha en el Mont Maudit, en el macizo del Mont Blanc, se estableció un dispositivo de búsqueda para localizar a cuatro alpinistas que se encontraban en paradero desconocido y que finalmente fueron localizados con vida horas después, según ha informado la Gendarmería francesa, que ha explicado que ninguno de ellos se encontraba en la zona donde se produjo el alud.

Dos de los desaparecidos habían anulado la excursión que tenían prevista y los otros dos habían elegido otro itinerario, ha explicado el teniente Emmanuel Vegas, miembro de un equipo de alta montaña en Chamonix, en la región de Alta Saboya. "Es una buena noticia que cierra una jornada dramática", ha destacado, en declaraciones recogidas por la prensa gala.

Unas 50 personas habían participado durante todo el día en la búsqueda, por aire y tierra, de estas cuatro personas, identificadas previamente como dos montañeros alemanes y otros dos de nacionalidad británica.

Uno de los responsables del grupo de gendarmería de Alta Saboya, el coronel Bertrand François, ha dado por concluidos los trabajos de rastreo, que tenían previsto retomar mañana.

François llegó a apuntar que los desaparecidos podían estar enterrados a más profundidad que las otras víctimas o fuera del área examinada.

Las autoridades calculan que más de una treintena de personas se encontraban en la zona del Mont Maudit donde se produjo la avalancha, ocurrida en torno a las cinco y media de la mañana. Las condiciones meteorológicas eran buenas y no existía ninguna alerta en el área.

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana