Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
SE HIZO CON UN BOTÍN DE 13.000 EUROS

Detenido un operario del gas que hurtó las joyas de al menos una docena de clientes

Un operario del gas que trabajaba en Barcelona ha sido detenido después de robar joyas en al menos una docena de domicilios. La mayoría de sus víctimas eran ancianos. El operario, de unos 35 años, se hizo con un botín de unos 13.000 euros. El detenido llevaba 12 años trabajando en una empresa legal y aprovechaba la inspección de la caldera y los radiadores para sustraer las joyas que encontraba en las habitaciones.

Coche de Policía Coche de Policía | Foto: EFE

agencias  |  Madrid  | Actualizado el 13/11/2013 a las 09:58 horas

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un operario del gas acusado de hurtar joyas en al menos una docena de domicilios de sus clientes, la mayoría ancianos, donde se apoderó de alhajas valoradas en más de 13.000 euros. Según ha informado la policía autonómica, el operario, de 35 años y vecino de Tarragona, habría cometido sus hurtos en domicilios de las localidades de Barcelona, Ripollet y Montcada i Reixac.

El detenido, ha informado la policía, llevaba 12 años trabajando en una empresa legal dedicada a revisiones de instalaciones de gas y se había especializado en realizar hurtos al descuido en el interior de los domicilios de los clientes. El operario aprovechaba la inspección de la caldera y los radiadores para sustraer las joyas que encontraba en las habitaciones. Según los investigadores, el detenido seleccionaba las víctimas entre el colectivo de personas mayores, generalmente con edades que superaban los 60 años en la mayoría de los casos, con el objetivo de tener más facilidad a la hora de cometer los hurtos.

Las víctimas de los hurtos han explicado en sus denuncias que el operario se granjeaba su confianza con una actitud cercana y se mostraba atento en todo momento, lo que le permitía engañarlas. Para cometer los hurtos siempre intentaba quedarse solo en las estancias susceptibles de albergar joyas u objetos de valor y, con el pretexto de sangrar los radiadores, le pedía a las víctimas que salieran de la habitación y que le proporcionaran un recipiente para hacer la purga.

Las víctimas no siempre se daban cuenta de la desaparición de las joyas en el momento del hurto y, en algunos casos, podían pasar semanas o meses hasta que detectaban la desaparición. Este hecho provocaba que los perjudicados no siempre relacionaran al operario con el hurto de las joyas . Una vez se había apoderado de las joyas las vendía en establecimientos de compraventa de oro. La policía ha acreditado que el detenido ha realizado más de 120 operaciones de venta en los últimos dos años, en unas transacciones que le habrían reportado unos 92.000 euros de beneficio, aunque esta cantidad podría ser superior ya que no se descarta que haya podido venderlas en otras localidades.

Al presunto ladrón los mossos le imputan 12 hurtos cometidos entre enero y junio de 2013 y el valor total de joyas sustraídas en este periodo asciende a 13.000 euros. El pasado día 8 de noviembre, el imputado pasó a disposición judicial y se efectuó un juicio rápido, en el que se acordó una condena por conformidad ya que el detenido reconoció todos los hechos.

Compartir en:
PUBLICIDAD