Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
LAS CALLES COMERCIALES SON EL OBJETIVO PRINCIPAL

Los carteristas aumentan los hurtos en las aglomeraciones navideñas

Estas fiestas se presentan como el escenario ideal para perpetrar robos en todas las calles comerciales del país, donde hay aglomeraciones y los turistas pasean despistados. Por eso, todos los viandantes extreman las precauciones para evitar ser víctimas de los carteristas.

  • Los carteristas aumentan los hurtos en las aglomeraciones navideñas
  • Estas fiestas se presentan como el escenario ideal para perpetrar robos en todas las calles comerciales del país, donde hay aglomeraciones y los turistas pasean despistados. Por eso, todos los viandantes extreman las precauciones para evitar ser víctimas de los carteristas.
  • hurtos, carteristas, navidades,Sociedad,sociedad,hurtos,carteristas,navidades,antena3,antena 3
  • carteristas-aumentan-hurtos-aglomeraciones-navidenas
Video: Laura Palenque

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 30/12/2012 a las 17:10 horas

Estos días las calles de los principales centros comerciales están abarrotadas y llenas de gente haciendo compras navideñas. Esto se presenta como una ocasión de oro para los carteristas, que se suman a las aglomeraciones y aprovechan cualquier descuido para robar.

Una mujer que pasea por la calle no duda en afirmar que "cuando te das cuenta, te han abierto la cremallera, te han rajado el bolso". Por eso, muchas chicas llevan el bolso debajo de los abrigos o agarrados de tal manera que puedan evitar los robos.

Las principales víctimas suelen ser los turistas debido a que muchos pasean despistados sin estar pendientes del bolso o con el móvil en la mano.

Alejando, que es comerciante en Barcelon desde hace 30 años, asegura que cada día ve cómo se cometen hurtos: "Según qué partes de la ciudad, la Sagrada Familia o la Catedral, es el pan nuestro de cada día".

Actúan en zonas masificadas, pero también donde hay poca gente, como en los bares. En un ejemplo de robo, el ladrón se acerca a la víctima y finge hablar por teléfono. En menos de un minuto lo intenta, aprovechando que está distraído con el móvil y en cuestión de segundos le quita la cartera sin que se dé cuenta.

Compartir en:
PUBLICIDAD