XXVI CARRERA DE CARACOLES

El caracol "Monchito", de una niña de 4 años, triunfa en la carrera de Tricio

El caracol "Monchito", propiedad de la niña de cuatro años Oiane Apellániz, de Lardero , ha sido el ganador de la XXVI Carrera de Caracoles de Tricio al lograr arrastrar una lata de conserva de pimientos de 350 gramos de peso a lo largo de 125 milímetros, durante cinco minutos.

La carrera de caracoles de Tricio La carrera de caracoles de Tricio | Foto: EFE

EFE  |  La Rioja  | Actualizado el 25/08/2012 a las 17:07 horas

Esta prueba, que se celebra en el municipio riojano, cuyos habitantes son conocidos como "caracoleros", ha reunido a 69 niños, con otros tantos moluscos que, divididos en tandas, han competido por arrastrar la máxima distancia posible una lata de conserva.

Oiane Apellániz, propietaria de caracol "Monchito"Oiane Apellániz, propietaria de caracol "Monchito" | Foto: EFE

Durante toda la mañana niños de todas las edades -la ganadora era una de las más jóvenes- han animado a sus caracoles, a pesar de que estos, en muchos casos, apenas les han hecho caso, se han encerrado en sus caparazones, se han parado o, incluso, se han vuelto atrás hacia la lata que debían arrastrar.

Poco a poco, las diferentes tandas, con 14 caracoles cada una, se han sucedido sin que ninguno de ellos lograra arrastrar más su lata que "Monchito", que ha competido en la primera ronda y que ha logrado para su dueña los treinta euros de premio, que ella piensa ahorrar, ha asegurado.

Se le ha acercado "Veloz" de Unai González, que ha terminado segundo, con 119 milímetros de arrastre, cinco menos que el vencedor, mientras que "Rex" ha sido tercero, con 112, todos ellos lejos del récord de la prueba, que está por encima de los 200.

Esta tradición se remonta a 1985, cuando unas personas del País Vasco que veraneaban por la zona comentaron al alcalde del pueblo, Carlos Benito -que continúa en el cargo- que en Vizcaya se habían creado unas carreras de caracoles después de comprobar que uno de estos moluscos tenía fuerza para arrastrar una zapatilla.

Una de estas personas, Juan Mari Landa, ha explicado que él pensó que "estas carreras iban a encajar en Tricio, porque es el pueblo de los caracoleros", y con la colaboración del Ayuntamiento comenzaron a organizarlas en las fiestas de San Bartolomé.

Compartir en:
PUBLICIDAD