DECLARA EL FABRICANTE DEL FÁRMACO

DECLARA EL FABRICANTE DEL FÁRMACO

El marido de una víctima del Bio Bac: "Más que a la cárcel que se vayan al infierno"

A la entrada del juzgado el marido de una de las afectadas por el fármaco declaró que un médico se lo recetó "para curar las células cancerígenas". El fabricante, Antonio Rafael Chacón, acusado de delitos contra la salud pública y los consumidores, ha reconocido en un Juzgado de lo Penal de Madrid que comercializó este producto, pero advierte de que "no tiene ningún elemento que pueda dañar la salud", como "complemento alimenticio".

El fabricante del bio-bac Antonio Rafael Chacón, acusado de delitos contra la salud pública y los consumidores, ha reconocido en un Juzgado de lo Penal de Madrid que comercializó este producto, que "no tiene ningún elemento que pueda dañar la salud", como "complemento alimenticio".

El fiscal pide cinco años y seis meses de prisión y una multa de 40.500 euros para Antonio Rafael Chacón por elaborar y vender al público el producto sin autorización administrativa, lo que causó un evidente peligro a las 2.030 personas que lo consumieron.

Junto a Chacón, en el banquillo de los acusados, se sientan otras tres personas, el farmacéutico Miguel Echenique, el biólogo Enrique Martínez y la secretaria Consuelo Serdio, que se enfrentan a penas que oscilan entre los tres años y los dos años y medio de cárcel. 

Durante su declaración en el Juzgado de lo Penal número 18 de Madrid, Chacón ha explicado que comercializó el bio-bac como un "complemento alimenticio o dietético", destinado a la prevención y el tratamiento de cáncer, sida, hepatitis y enfermedades degenerativas.

La defensa de Rafael Chacón solicita la libre absolución de su cliente por considerar que no ha incurrido en una infracción penal al elaborar y vender el producto denominado bio-bac, que, a su entender, es "inocuo" y "beneficioso" para la salud.

Un afectado del falso fármaco ha señalado a las puertas de los juzgados de lo Penal que un médico privado recetó a su mujer el consumo de este producto como "un medicamento para curar las células cancerígenas".

"Veía que mi mujer no adelantaba. Iba para atrás y veía todas las noches que no iba bien, que eso no funcionaba. Fuimos a otra consulta y otro médico nos dijo que esos líquidos no valían para nada", ha dicho.

Sobre el juicio, ha asegurado que cree justo que los responsables de la venta de este producto estén sentados en el banquillo de los acusados. "Más que a la cárcel, que se vayan al infierno", ha espetado.

Según el escrito de acusación del ministerio fiscal, la distribución y venta del producto se realizaba a través de una página web (www.bio-bac.com). En este sitio web se ofrecía como si fuera un medicamento para el tratamiento de enfermedades del sistema inmunológico (sida, hepatitis y enfermedades virales), para el cáncer y afecciones degenerativas (artrosis, artritis y esclerosis), indicando que no era tóxico, que era natural, sin efectos secundarios y seguro, "al no contener ningún elemento que pueda dañar la salud".

Para la Fiscalía, el producto era un compuesto de proteínas y aminoácidos, que incumplía gran parte de las normas de producción, control y caracterización de un medicamento.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.