INSTITUTO GUTTMANN

INSTITUTO GUTTMANN

Un niño que sufrió un ictus podrá volver andar gracias a una nueva cirugía músculo-esquelética

Un niño de 11 años podría haberse quedado en silla de ruedas tras sufrir un ictus pero gracias a una innovadora técnica quirúrgica músculo-esquelética desarrollada por el Instituto Guttmann en Cataluña podrá volver a andar.

El Instituto Guttmann ha anunciado que hace seis semanas practicaron una innovadora cirugía músculo-esquelética a un niño de 11 años que, tras sufrir un ictus hemorrágico, podía quedarse en una silla de ruedas y que ahora podrá ponerse en pie y caminar con ayuda externa.

La novedosa intervención, que se ha realizado por primera vez en Cataluña, se denomina multinivel y supuso concentrar hasta nueve operaciones en una, según ha informado el centro sanitario.

Jack, un niño de 11 años de Barcelona, se sometió con éxito a esta técnica tras haber sufrido, hace seis años, un ictus hemorrágico que había afectado gravemente a su capacidad motriz y a quien la creciente deformación de sus piernas le impedía mantenerse recto.

El niño ha comenzado esta semana la rehabilitación intensiva para mejorar su patrón de marcha y poder volver a caminar erguido, después de seis años de operaciones, y, al comprobar su positiva evolución, el centro médico ha decidido hacer pública su intervención.

El jefe de NeuroOrtopedia y Traumatología del Instituto Guttmann, el doctor Frederic Dachs, ha indicado que, en el caso de no haber realizado la intervención, el paciente hubiera continuado con su evolución normal y "esta situación lo hubiera llevado con toda probabilidad a necesitar una silla de ruedas en menos de un año".

Tras la rehabilitación, "es muy probable que pueda recuperar su autonomía, aunque necesite alguna ayuda externa", ha añadido el doctor Dachs.

Según el médico, las nueve operaciones practicadas en una única intervención han permitido "corregir la posición de las piernas del paciente y adaptar su cuerpo a sus posibilidades motrices".

Este tipo de cirugía, que duró unas seis horas y que contó con el apoyo del doctor Ignacio Martínez, del Hospital Niño Jesús de Madrid, está especialmente indicada en pacientes que tienen entre 8 y 14 años cuando el crecimiento asociado a la pubertad empeora ciertas deformidades y el tratamiento convencional no es suficiente.

La operación se llevó a cabo después de analizar los patrones de movimiento del menor en el "laboratorio de la marcha", un espacio del centro badalonés en el que se estudia en tres dimensiones el movimiento, la presión y la activación de huesos y músculos, a través de sensores que miden la activación muscular.

El Instituto Guttmann espera que el paciente empiece a notar una mejora importante en medio año y que sea a partir del año cuando la intervención sea totalmente efectiva.

Desde la operación hace seis semanas, otro paciente ha sido sometido a la misma técnica en el Instituto Guttmann y hay otros cinco más con opciones de seguir el mismo proceso.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.