Eve Donnelly de la Universidad de Cornell

Eve Donnelly de la Universidad de Cornell

Un estudio asegura que los medicamentos utilizados para tratar la osteoporosis pueden tener el efecto contrario

La investigación revela que tomar bifosfonatos durante más de cinco años altera la composición del hueso y termina siendo más frágil.

Paciente tratado de ostreoporosis
Paciente tratado de ostreoporosis | EFE

Según los científicos, los medicamentos que se utilizan para fortalecer los huesos pueden tener el efecto contrario a largo plazo. Tomar bifosfonatos durante más de cinco años altera la composición del hueso, y termina siendo más frágil. El estudio se ha llevado a cabo por la profesora Eve Donnelly de la Universidad de Cornell, en Nueva York. Según este, las mujeres mayores corren mayor riesgo de tomar las pastillas, entre las que se incluyen Fosamax, Boniva y Reclast.

En el estudio que se hizo sobre 50 mujeres de 65 a 93 años, se encontró que el uso de las medicinas a largo plazo puede hacer que los huesos sean más mineralizados y más duros. Tales pastillas protegen a millones de pacientes con osteoporosis. Los resultados tienen implicaciones potenciales para el tratamiento de la afección que afecta a más de tres millones de británicos y 44 millones de personas en EEUU.

La autora del estudio asegura que esta medicación "es una especie de espada de doble filo. Es positiva para prevenir la pérdida ósea, pero los medicamentos también ralentizarán este proceso natural, lo que permite la rotación. Lo que hemos observado es el resultado de un tratamiento a largo plazo". No obstante, las autoridades sanitarias estadounidenses recomiendan que los pacientes usen bifosfonatos como máximo durante cinco años.

Más noticias

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.