SI SE HACE CON ASIDUIDAD

SI SE HACE CON ASIDUIDAD

Escuchar música clásica ayuda a prevenir enfermedades neurodegenerativas

La música clásica no sólo amansa las fieras, como reza el dicho popular, sino que también activa los genes asociados a la actividad cerebral. Es lo que han descubierto científicos de la Universidad de Helsinki, que han estudiado sus efectos a nivel molecular, entre los que estaría la reducción del riesgo de contraer enfermedades como el Parkinson o la demencia senil.

Varios violines suenan en a Plaza Zuloaga de San Sebastián
Varios violines suenan en a Plaza Zuloaga de San Sebastián | EFE

Escuchar música clásica con asiduidad activa los genes asociados con la función cerebral y ayuda a prevenir las enfermedades neurodegenerativas, según un estudio publicado hoy por científicos de la Universidad de Helsinki. Hasta ahora se sabía que escuchar música representa una compleja función cognitiva del cerebro que provoca varios cambios neuronales y fisiológicos, pero apenas se han estudiado sus efectos a nivel molecular.

El objetivo de la investigación era establecer las alteraciones genéticas producidas por la música clásica, y para ello se analizó la sangre de un grupo de 48 personas antes y después de escuchar el Concierto para violín número 3 de Mozart. El estudio, dirigido por el profesor de la Universidad de Helsinki Chakravarthi Kanduri, concluye que escuchar música clásica con frecuencia aumenta la actividad de los genes implicados en la secreción de dopamina, la neurotransmisión sináptica, el aprendizaje y la memoria. Asimismo, contribuye a hacer menos activos los genes involucrados en la degeneración del cerebro y del sistema inmune, lo que disminuye el riesgo de contraer enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o la demencia senil, según los científicos.

"Los efectos genéticos se detectaron sólo en los participantes que son muy aficionados a la música o músicos profesionales, lo cual destaca la importancia de que la música resulte algo muy familiar", explican los autores del estudio. Curiosamente, varios de los genes analizados que se activan al escuchar música están presentes también en los pájaros cantores y son los responsables de que este tipo de aves aprendan a cantar.

Este hecho, según los científicos, sugiere que existe "un trasfondo evolutivo común en la percepción de los sonidos entre los pájaros cantores y los humanos". En su opinión, los resultados de esta investigación ofrecen nueva información sobre el origen molecular de la percepción musical y la evolución, y abren la puerta a nuevos descubrimientos acerca de los mecanismos moleculares subyacentes en la musicoterapia.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.