tras los ataques sónicos que han sufrido 22 funcionarios

tras los ataques sónicos que han sufrido 22 funcionarios

Washington acusa a Cuba de no cumplir con su obligación de garantizar la seguridad de los funcionarios estadounidenses

El Gobierno de Trump no ha culpado, por ahora, al Ejecutivo de Raúl Castro de los misteriosos ataques que han sufrido sus diplomáticos en La Habana, que comenzaron a finales de 2016 y cuyo último episodio confirmado se registró el pasado agosto.

John Kelly, el jefe de gabinete del presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró este viernes que, en su opinión, el Gobierno cubano podría detener o haber detenido los supuestos ataques sónicos que han sufrido 22 funcionarios de este país en Cuba, y que han desatado una crisis diplomática bilateral.

"Creemos que el Gobierno cubano podría parar los ataques a nuestros diplomáticos", dijo en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, sin dar más explicaciones. Kelly no precisó más al respecto, por lo que los periodistas preguntaron a qué se refería exactamente en la rueda de prensa de la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

"Creo que se estaba refiriendo primero a que tenemos la Convención de Viena. Y bajo la Convención de Viena, el Gobierno de Cuba tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad de nuestro personal diplomático", indicó la vocera. "Eso no ocurrió. Pero hay también otro hecho bien conocido. Y es que en un país pequeño como Cuba, donde el Gobierno conoce muchas cosas que ocurren dentro de sus fronteras, quizás tengan más información de lo que ahora sabemos", agregó sin ahondar más en el tema. Subrayó una vez más que "la investigación continúa" y que Estados Unidos sigue sin saber "quién es el responsable".

El Gobierno de Trump no ha culpado, por ahora, al Ejecutivo de Raúl Castro de los misteriosos ataques que han sufrido sus diplomáticos en La Habana, que -según Washington- comenzaron a finales de 2016 y cuyo último episodio confirmado se registró el pasado agosto.

Los periodistas preguntaron a la portavoz estadounidense por un audio relacionado con el caso que ha sido publicado hoy en medios del país, pero ella aseguró que ni lo ha oído ni el Gobierno "puede comprobar la autenticidad de ninguna manera".

El Departamento de Estado estadounidense ha insistido en que desconoce "qué o quién" provocó esos incidentes, un tema que está investigando el Buró Federal de Investigaciones (FBI). No obstante, Washington sí acusa a La Habana de no haber cumplido con su obligación de garantizar la seguridad de los funcionarios estadounidenses en su territorio.

El Gobierno cubano, por su parte, ha negado toda responsabilidad en los incidentes y ha asegurado que los ha estado investigando desde que tuvo conocimiento de ellos, aunque se ha quejado de la falta de cooperación de las autoridades estadounidenses a la hora de compartir información y de la falta de pruebas de los sucesos.

Los "ataques" han llevado al Departamento de Estado a reducir al mínimo su personal en la embajada estadounidense en La Habana, lo que ha llevado a suspender la emisión de visados y limitar sus servicios consulares a trámites de emergencia. Además, Washington ordenó la semana pasada la expulsión a 15 funcionarios de la embajada cubana en Washington, un paso que ha elevado las tensiones bilaterales, que ya habían aumentado a raíz de la llegada al poder de Trump en enero.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.