SUFRÍA MALOS TRATOS

SUFRÍA MALOS TRATOS

Un marroquí viola a su mujer y la rocía con ácido por pedirle el divorcio

Un marroquí está detenido por haber atado a su mujer con una cuerda, haberla violado y luego rociado con ácido como castigo porque ella le había pedido el divorcio, según relata hoy el diario Al Ajbar. Rahma, de 36 años y obrera en una fábrica de componentes automovilísticos en Tánger, se había casado con el propietario de una pescadería en la misma ciudad, pero tras varios meses de convivencia lo abandonó ante la agresividad y los malos tratos del esposo. Primero se instaló en casa de sus padres y le pidió el divorcio, pero él le rogó que volviera y ella aceptó.

Un agente de la policía marroquí permanece junto a unas mujeres en el barrio de Mulay Rachid, de Casablanca (Marruecos)
Un agente de la policía marroquí permanece junto a unas mujeres | EFE/Archivo

El jueves de la pasada semana por la noche, el marido se presentó en casa con un amigo y le anunció que pensaba vengarse por su atrevimiento: la ató con una cuerda mientras los dos hombres consumían alcohol y cocaína. Cuando el amigo desapareció en busca de más droga, el marido aprovechó para golpearla y violarla repetidamente, y más tarde "ofrecerla" a su compañero, quien se negó y abandonó el lugar.

Entonces el marido la roció con ácido de la cabeza a los pies, hasta que ella pudo zafarse y trató de huir por el balcón del apartamento, en un cuarto piso, desde donde cayó al suelo. Rahma no recuerda mucho más: despertó en un hospital tras cuatro días inconsciente, con varios huesos fracturados y la piel quemada por el ácido. "En una noche, es como si hubieran pasado diez años", dijo al periodista del rotativo. El marido está detenido y pasará a disposición judicial.

Este suceso, que se añade a otros parecidos de violencia machista, se produce cuando la ministra de la Mujer, la islamista Basima Hakaui, acaba de anunciar un "Observatorio de la violencia contra la mujer" y de lanzar una campaña para animarlas a denunciar a sus verdugos, con el lema "¿Aceptas ser una cobarde?". Las organizaciones feministas, enfrentadas a Hakaui desde su nombramiento porque critican su visión de la mujer como subordinada al hombre, ya cuestionan la campaña porque consideran que la cobardía está en el hombre maltratador, y no en la mujer maltratada.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.