Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
OHIO | JUICIO POR EL ASESINATO DE 3 JÓVENES

"La mano que mató a vuestros hijos ahora se masturba pensando en su memoria"

Mató a tres compañeros de clase e hirió a otros tres. Ocurrió en febrero del año pasado en Ohio, Estados Unidos. El autor del tiroteo, TJ Lane, es un adolescente que durante la vista no ha parado de reirse de los familiares de las víctimas.

  • El autor de un asesinato múltiple en Ohio se mofa de sus víctimas
  • Escribió en su camiseta la palabra 'killer'
  • Ohio, asesino, asesinato, crimen, killer
  • autor-asesinato-mult
Video: antena3.com

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 20/03/2013 a las 08:11 horas

Comienza la sesión y entra el acusado en la sala. TJ Lane, de 18 años. Se sienta, habla con su abogado y uno a uno va desabotonando los ojales de su camisa. Él mismo ha escrito sobre su ropa, con letras negras, bien grandes y mayúsculas, la palabra 'killer': 'asesino'.

Y lo es. En la mañana del 27 de febrero de 2012, TJ entró en la cafetería de su instituto, en Ohio, Estados Unidos, sacó una pistola del calibre 22 y comenzó a disparar indiscriminadamente. Mató a tres compañeros e hirió gravente a otros tantos. Ni mucho menos arrepentido, se ha dirigido a los padres de sus víctimas para mofarse de ellos.

TJ, Lane aseguró con gesto frío: "La mano que apretó el gatillo que mató a vuestros hijos, ahora se masturba en su memoria. Que os jodan". Mientras la madre de uno de los asesinados le respondía: "Tienes muchas suerte de que haya tanta policía en esta sala. Puedes reirte todo lo que quieras"

Sonriendo, con aire chulesco y desafiante en todo momento. Así ha permanecido TJ Lane, mientras escuchaba la sentencia. Se libra de la pena de muerte, porque era menor en el momento del tiroteo . Sin embargo, ha sido condenado a tres cadenas perpetuas sin derecho a libertad condicional. Tiempo más que suficiente para que se le vaya borrando esa estúpida sonrisa de su cara.

Compartir en:
PUBLICIDAD