Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
POR DECISIÓN DEL PARLAMENTO

Xi Jinping es elegido formalmente como presidente de China

Xi Jinping ha sido elegido formalmente como presidente de China, en la sesión plenaria del Congreso Nacional que se ha celebrado este jueves, culminando así el proceso de renovación de la cúpula de poder del gigante asiático, que ocurre cada diez años.

El nuevo presidente chino, Xi Jinping, con el viceprimer ministro El nuevo presidente chino, Xi Jinping, con el viceprimer ministro | Foto: EFE

Agencias  |  Madrid  | Actualizado el 15/03/2013 a las 08:56 horas

Xi Jinping ha sido elegido formalmente como presidente de China, en la sesión plenaria del Congreso Nacional que se ha celebrado este jueves, culminando así el proceso de renovación de la cúpula de poder del gigante asiático, que ocurre cada diez años, tal y como estaba previsto, la mayoría de los 3.000 asistentes a la sesión plenaria anual (ha habido tres abstenciones y un voto en contra) ha apoyado la elección de Xi como nuevo presidente chino, relevando con ello a Hu Jintao.

Uno de sus grandes desafíos será la reducción de la brecha que separa al campo y la ciudad

El ascenso de Xi a la Presidencia se decidió en el congreso general que el Partido Comunista de China (PCCh) celebró el pasado mes de noviembre, cuando fue nombrado secretario general de la formación política y jefe militar. La ascendente carrera política de Xi ha sorprendido a muchos dentro del PCCh, porque su admisión en el mayor partido político del mundo, con 81 millones de militantes, fue denegada en hasta nueve ocasiones, aunque finalmente lo consiguió en 1974.

Xi, de 59 años de edad, es uno de los 'príncipes' chinos, como se conoce a los descendientes de los líderes más destacados del PCCh. El nuevo secretario general es hijo de Xi Zhongxun, uno de los dirigentes revolucionarios, aunque fue acusado de deslealtad hacia Mao Tse Tung. Sin embargo, su escalada de poder ha estado justificada por sus logros como dirigente en las provincias costeras de Hebei, Fujian y Zhejiang. Su paso por esta última terminó de catapultarle, porque consiguió una gran fama por su firme lucha contra la corrupción.

Grandes desafios
El nuevo presidente ha abogado por fomentar el desarrollo económico a través de la innovación científica y tecnológica, a fin de garantizar la hegemonía del gigante asiático durante las próximas décadas y de superar los problemas crónicos de China, que han retrasado la ansiada transformación del país. Sin embargo, el PCCh se ha comprometido a que este desarrollo económico se traduzca en mejoras sociales mediante un programa de subsidios estatales, con un amplio abanico de pensiones, así como programas de vivienda, educativos y sanitarios.

Otro de sus grandes desafíos será la reducción de la brecha que actualmente y desde hace años separa al campo y la ciudad, a pesar de la revolución agraria impulsada por Mao Tse Tun. Uno de los mecanismos elegidos para ello será la distribución de la riqueza a través de los salarios. Además, Xi tendrá que hacer frente al clima de inseguridad que reina en la región a causa de los lanzamientos de cohete de largo alcance de abril y diciembre de 2012 y de la prueba nuclear del pasado 12 de febrero que Corea del Norte ha llevado a cabo, desafiando a la comunidad internacional.

Otros nombramientos
Además, en la sesión plenaria de este jueves Li Yuanchao ha sido elegido formalmente como vicepresidente chino, cargo que hasta ahora ocupaba Xi, según ha informado la agencia de noticias Reuters. El próximo viernes está previsto que se cierre el proceso de renovación de la cúpula del régimen comunista, ya que Li Keqiang sucederá como primer ministro a Wen Jiabao, de acuerdo con lo pactado en el congreso general.

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana