Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
NUEVA DELHI | ES UN ENAMORADO DE LOS RÉCORDS

Guinness Rishi, el hombre de las 500 banderas tatuadas

A sus más de setenta años, Guinness Rishi luce con orgullo en su cuerpo más de 500 banderas de diferentes naciones. Su amor por los récords comenzó en los años 80 y desde entonces, ha recibido galardones por conducir una moto durante 1.001 horas sin parar, redactar el testamento más largo o por ponerse 99 calcetines en un pie.

Guinness Rishi, el hombre bandera
Guinness Rishi, el hombre bandera

de 4

Más de 500 banderas en su cuerpo | EFE Guinness Rishi, el hombre bandera
  • Guinness Rishi, el hombre bandera
    Más de 500 banderas en su cuerpo | EFE Guinness Rishi, el hombre bandera
  • Un cuerpo dedicado a los tatuajes
    Guinness Rishi, el hombre bandera | EFE Un cuerpo dedicado a los tatuajes
  • Una vida de tatuajes
    Conocido como el hombre bandera | EFE Una vida de tatuajes
  • Persiguiendo récords
    Guinness Rishi | EFE Persiguiendo récords

EFE  |  Madrid  | Actualizado el 03/08/2012 a las 17:30 horas

En la India, Guinness Rishi es conocido como el 'hombre bandera' por poseer más de 500 enseñas nacionales tatuadas en su cuerpo, la plusmarca más llamativa de las 22 logradas por este septuagenario enamorado de los récords.

"Tengo tatuadas 199 banderas de países en mi cuerpo en 12 colores y algunas las he tatuado unas 3 ó 4 veces. En total tengo más de 500 banderas, 185 mapas de países y 3.085 caracteres, que forman, entre otros, el lema 'Luchemos contra el terrorismo'", afirma Rishi.

Guinness Rishi vive en el norte de Nueva Delhi en un pequeño apartamento de una sola habitación en lo que parece un templo hindú dedicado al 'dios Récord', bañado por motivos que lo veneran como diplomas acreditativos, fotografías, carteles, revistas...

Y como el espacio de su vivienda no es suficiente para abarcar semejante devoción, en la planta superior un despacho de idénticas proporciones prolonga su tributo con más diplomas, escultoras de otros campeones e incluso un busto a su persona.

El que antaño era conocido como Har Prakash Rishi cambió su nombre por el de Guinness Rishi de manera oficial en 1991, después de conseguir su primera plusmarca, como acreditan los pasaportes que muestra orgulloso este hombre bajito y bonachón de 70 años.

Todo comenzó en los años ochenta, cuando sin buscarlo y debido a su trabajo de promotor de artículos automovilísticos, recorrió la India durante cinco meses subido a un ciclomotor e, inesperadamente, la gente empezó a asegurar que se trataba de una hazaña única.

"Me encontraba entusiasmado con la atención. Los vecinos me felicitaban, recibía visitas de periodistas, me llamaban familiares lejanos. No era el tipo de vida al que estaba acostumbrado", explicaba Rishi hace un par de meses a la revista local Open.

Pero cuando el teléfono dejó de sonar y volvió la normalidad, Guinness Rishi empezó a maquinar el modo de recuperar la atención mediática y de la gente, por lo que en 1990 se embarcó con éxito en el reto de conducir una moto durante 1.001 horas sin parar.

Volvieron los focos, las apariciones en televisión, en prensa, pero Guinness Rishi sabía que "debía seguir alcanzando récords para mantenerse en el mercado", por lo que movido por una necesidad imperiosa de reconocimiento multiplicó el número de gestas.

Tras la búsqueda de récords
Rishi posee un récord por haber transportado una pizza a domicilio desde Nueva Delhi hasta San Francisco (EEUU), otro por poseer el Corán más pequeño, otro por redactar el testamento más largo (498 páginas), otro por ponerse 99 calcetines en un pie.

Pero no todos los intentos de Guinness Rishi de alcanzar una plusmarca han resultado exitosos. El pasado abril concurrió a unas elecciones regionales con la intención de conseguir un nuevo récord por ser la primera persona en no obtener ni un sólo voto, por lo que concienzudamente realizó una campaña en su contra pidiendo a la gente que no lo votase.

Sin embargo, según cuenta, el efecto fue el contrario, pues cuanta más gente conocía su propósito más personas amenazaban con votarlo "si no les daba dinero o compraba whisky", por lo que al final, para su desgracia, obtuvo 30 apoyos.

También sus relaciones familiares se han resentido por su pasión por los récords y sus hijos le han rogado que se opere la cara para borrar los tatuajes y su mujer se niega a salir con él a la calle.

Rishi guarda un rato de silencio, suspira y justifica la actitud de su mujer: "Es que cuando mi esposa camina conmigo alguna gente bromea y dice cosas como que ahí va el payaso, el dibujo animado, el loco".

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana