LAS CANTIDADES NO SE CONSIDERAN DE RIESGO

LAS CANTIDADES NO SE CONSIDERAN DE RIESGO

Encuentran restos de herbicida en 14 marcas de cerveza alemana

Un estudio del Instituto Medioambiental de Múnich ha detectado restos del herbicida glifosato en 14 marcas de cerveza más populares en Alemania. Aunque los valores encontrados no se consideran de riesgo, este herbicida podría ser cancerígeno. Desde el Instituto Federal de Valoración de Riesgos aclaran que la situación no supone un peligro para los consumidores. Por su parte, los fabricantes acusan al estudio de "absurdo" y creen que el glifosato podría venir de la cebada importada para producir la cerveza, lo que afectaría a Francia, Dinamarca y Reino Unido.

Las bebidas con baja graduación como la cerveza, no afectan al rendimiento del deportista
Cerveza | Getty

Un estudio ha detectado que las 14 marcas de cerveza más populares en Alemania contienen restos del herbicida glifosato, probablemente cancerígeno, aunque en cantidades que no se consideran de riesgo.

El estudio del Instituto Medioambiental de Múnich denuncia que en las marcas analizadas -entre las que se encuentran Beck's, Paulaner o Franziskaner- se han registrado valores de glifosato de entre 0,46 y 29,74 microgramos por litro.

La cantidad más elevada es 300 veces superior al máximo de 0,1 microgramos establecido para el agua potable (no hay un límite para la cerveza), pero los expertos coinciden en señalar que harían falta cantidades ingentes de cerveza al día para alcanzar un nivel de riesgo. "Para alcanzar una cantidad sensible para la salud habría que beber 1.000 litros de cerveza (al día). Aún no he visto a nadie en Baviera que se beba 1.000 litros de cerveza. Y si se los bebe, la muerte llega no por los pesticidas, sino por otras razones", aseguró el ministro de Agricultura alemán, Christian Schmidt.

El Instituto Federal de Valoración de Riesgos (BfR) aseguró que la situación no supone un peligro para los consumidores y que incluso la cantidad más alta encontrada es tan baja que requeriría la tasa de consumo citada por el ministro.

El Instituto Medioambiental de Múnich, por su parte, enfatizó no tanto las cantidades detectadas, como el hecho de que este herbicida, que se sospecha que puede ser cancerígeno, llegue hasta los consumidores. "A un producto que probablemente sea cancerígeno no se le ha perdido nada ni en la cerveza ni en nuestro cuerpo", afirmó Sophia Guttenberger, experta del centro que ha elaborado el estudio.

El Instituto Medioambiental de Múnich exigió además a los productores que expliquen "cómo ha podido llegar el glifosato a la cerveza" y que se aseguren que sus bebidas no contienen este herbicida en el futuro.

Los fabricantes, por su parte, cargaron contra el estudio, acusándolo de "absurdo e insostenible", en un comunicado de la Federación de los Cerveceros Alemanes (DBB) en el que defendieron sus sistemas de control y los de la administración pública, así como la exigencia de la ley de la pureza alemana. Además, un portavoz de la Asociación de Agricultores Alemanes (DBV) recalcó que el país tiene la ley de herbicidas "más estricta del mundo".

En su opinión, el glifosato podría provenir de la cebada importada para producir la cerveza (porque se descarta casi por completo que esté presente en el resto de ingredientes), algo que afectaría principalmente a Francia, Dinamarca y el Reino Unido.

El glifosato es un herbicida de amplio espectro muy empleado a nivel mundial para la protección de cultivos. Alemania es el mayor fabricante de cerveza del mundo y el segundo en consumo per cápita de esta bebida alcohólica.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.