Se abre la polémica

Se abre la polémica

Controversia respecto al verdadero autor del disparo que mató a Bin Laden

Tras las declaraciones de un exmiembro de las fuerzas especiales que entraron en casa del comandante de Al Qaeda se abre la polémican sobre quién fue el verdadero autor del disparo que acabó con la vida del terrorista más buscado de EE.UU.

Rob O'Neill, Navy SEAL responsable de la muerte de Bin Laden
Rob O'Neill, Navy SEAL responsable de la muerte de Bin Laden | Twitter

La revelación del exmiembro de las fuerzas especiales Navy Seal Robert O'Neill de que fue él quien efectuó el disparo que el 2 de mayo de 2011 acabó con la vida de Osama bin Laden, ha abierto una polémica sobre quién fue quién realmente mató al terrorista más buscado por Estados Unidos.

O'Neill, de 38 años, que se retiró del Ejército un año después de participar en la operación secreta en la que los comandos estadounidenses penetraron en la residencia en la que se ocultaba Bin Laden, en Abotabad, en las afueras de Islamabad (Pakistán), divulgó este jueves su identidad a The Washington Post. Pero su versión contradice otra ofrecida anteriormente por Mark Bissonnette, uno de sus excompañeros en el grupo de asalto, de seis miembros, y también ha irritado a algunos excompañeros de armas. Bissonnette aseguró en su libro "No Easy Day" (No era un día fácil), publicado en 2012, que fueron otros dos Navy Seal los que remataron a Bin Laden cuando ya estaba herido de muerte en el suelo.

Las afirmaciones de O'Neill han resultado polémicas por contravenir una regla no escrita de los Navy Seal que les impide atribuirse méritos o buscar protagonismo por sus acciones dentro de este cuerpo de las fuerzas especiales.

El exmiembro de los comandos especiales, que también es veterano de Irak y Afganistán, ya había comentado de manera anónima su participación en la operación a la revista Esquire en 2013, donde era identificado como "el tirador". Pero esta vez la divulgación de su nombre al Post se vio precipitada por la filtración de su identidad en una página web de antiguos compañeros que hacía referencia al código de silencio no escrito de ese cuerpo y se le acusaba de "buscar notoriedad".

El motivo fue el anuncio de que O'Neill tenía previsto hacer pública su identidad en una entrevista con la cadena de televisión Fox News que iba a emitirse el martes y miércoles próximos. El mismo comandante de las fuerzas de Guerra Especiales de la Armada, B.L. Losey, en una carta a sus oficiales fechada el 31 de octubre pasado, subrayaba que no toleraba "una desconsideración caprichosa o egoísta de nuestros valores fundamentales para conseguir notoriedad pública o beneficio financiero". O'Neill, sin embargo, aseguró al Post que tomó su decisión de revelar su nombre después de una reciente reunión con familiares de víctimas de los atentados del 11-S en Nueva York en la que le expresaron "que ayudaría a echar el cierre a lo ocurrido".

En la entrevista con el diario, el exmilitar califica la operación en el refugio de Bin Laden como la más difícil de su carrera y de la que no pensaba que "fuera a sobrevivir". O'Neill estaba acompañado por otros cinco Navy SEAL que accedieron al complejo donde estaba alojado Bin Laden y llegaron al tercer piso, en el que descubrieron al cabecilla máximo de Al Qaeda refugiado junto a una de sus mujeres. "En ese segundo, le disparé, dos veces en la frente. "¡Bap! ¡Bap! La segunda vez cuando se caía. Se encogió enfrente de su cama y le disparé de nuevo", señaló al Post.

Pero cuando O'Neill ofreció este mismo relato de forma anónima en su entrevista con Esquire, el año pasado, ya un miembro de su equipo de las fuerzas especiales refutó su versión y aseguró a la cadena CNN, sin revelar su identidad, que el líder de Al Qaeda fue rematado en el suelo tras haber recibido el tiro en la cabeza. El militar dijo que cuando los primeros tres comandos llegaron al dormitorio del terrorista, uno le disparo sin mediar palabra al ver que asomaba la cabeza y los otros dos, "al verle herido de muerte en el suelo, lo remataron con disparos en el pecho". Según este militar, en la habitación no había ningún arma a la vista que pudiera usar Bin Laden, algo que también contradice la versión que O'Neill dio en su día a Esquire. Y esta versión coincide también con la presentada por Matt Bissonette en su libro.

En mayo pasado, un tribunal de Washington apoyó la decisión del Gobierno de no dar a conocer las fotos en las que se ve el cadáver de Bin Laden por ser "bastante gráficas y macabras". El cadáver del jefe de Al Qaeda fue finalmente lanzado al mar de Arabia en mayo de 2011.

En el asalto del 2 de mayo de 2011 que dio muerte a Bin Laden participaron en total 23 Navy Seal y un intérprete, que acabaron también con la vida de dos guardaespaldas del terrorista, la mujer de uno de ellos y uno de los hijos del líder de Al Qaeda.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.