BATALLA JUDICIAL EN OREGÓN

Un condenado a muerte se niega a recibir el indulto en Estados Unidos

Su nombre es Gary Haugen y tras pasar 30 años años en la cárcel condenado a muerte, ha recibido el indulto por parte del gobernador de Oregón. El problema es que Haugen no acepta esta decisión y ha declarado que quiere morir para denunciar las injusticias del sistema judicial norteamericano.

  • Gary Haugen reclama ser ejecutado en Oregón
  • Gary Haugen, un preso condenado a cadena perpetua, reclama ser ejecutado en Oregón para denunciar las injusticias del sistema judicial norteamericano.
  • Gary Haugen, muerte, Oregón, sentencia
  • gary-haugen-reclama-ser-ejecutado-oregon
Video: Carmen Vergara | Elena Belenguer

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 06/08/2012 a las 21:36 horas

Desde hace siete meses Gary Haugen lucha por que se cumpla su condena y sea ejecutado a muerte en el estado de Oregón. Puede sonar a broma pero esta es la historia de este asesino que hace siete meses recibió el indulto por parte del gobernador de Oregón. El reo ha decidido no aceptar ese perdón y reclama ser ajusticiado.

Y es que Gary Haugen, en la cárcel desde hace 30 años tras por violar y asesinar a la madre de su exnovia, quiere ser ejecutado para denunciar las injusticias del sistema judicial norteamericano.

El gobernador de Oregón se resiste. El demócrata lo indultó hace siete meses. Declaró que el fallo le generaba problemas de conciencia, porque es médico, además de político. Pero el reo, que lleva los últimos 30 años entre rejas, se ha negado a aceptar la gracia y exige en los tribunales, la muerte.

El condenado ya ha ganado su primera batalla. El pasado viernes, el juez del caso declaraba que Haugen tiene derecho a que se cumpla la condena. El gobernador ya ha declarado que apelará. Desde hace 15 años Oregón no ejecuta presos.

Gary Haugen lleva en la cárcel desde 1981 al ser sentenciado a cadena perpétua por violar y asesinar a la madre de su exnovia. Hace 5 años fue condenado a muerte por romperle el craneo y asestarle 84 puñaladas a un compañero con la ayuda de otro preso.

Compartir en:
PUBLICIDAD