lleva abierto tres años

lleva abierto tres años

Cierran el restaurante de Nairobi que impedía la entrada a "africanos negros"

Tras conocerse que el restaurante chino no permitía la entrada "africanos negros" más tarde de las 17h, las autoridades han investigado el local y han decidido cerrarlo tras descubrir irregularidades.

Entrada del restaurante chino en Nairoboi
Entrada del restaurante chino en Nairoboi | Jeff Angote | Nation Media

Las autoridades del condado de Nairobi han ordenado el cierre del polémico restaurante chino de la capital keniana que no permitía la entrada a "africanos" negros después de las 17:00 horas, excepto si iban acompañados de un asiático o eran "clientes leales".

"Hemos descubierto que el restaurante no tenía las licencias pertinentes y he ordenado cerrarlo hasta que la dirección cumpla con los requerimientos", señaló ayer el gobernador del condado de Nairobi, Evans Kidero, en declaraciones recogidas hoy por medios locales.

El restaurante fue cerrado a última hora de ayer por no contar con licencia para la de venta de licores, permiso sanitario ni autorización para el cambio de propietario. Las directrices del establecimiento, que tenía una clientela mayoritariamente china, obligaban a los guardias de seguridad (kenianos) a impedir la entrada a todo "africano" después de las 17:00 horas. Después de ponerse el sol, solo podían acceder al restaurante los negros acompañados por un asiático o considerados "clientes leales", y para ser "leal" debían gastar al menos 20.000 chelines kenianos (200 euros), durante un periodo no especificado.

La norma se aplicaba desde hace cuatro años, pero no se había conocido hasta esta semana, cuando el Daily Nation publicó la noticia.

El revuelo generado en torno a estas informaciones volvió los ojos de las instituciones gubernamentales hacia el restaurante, y la Autoridad Reguladora de Turismo keniana informó a través del Daily Nation de que el establecimiento debe, desde 2011, 227.000 chelines kenianos (unos 2.300 euros) en concepto de licencias. Por este motivo, el regente del restaurante, Zhao Yang, fue detenido el lunes y puesto en libertad bajo fianza a la espera de que comparezca en el juzgado el próximo jueves.

Tras el cierre del establecimiento, los empleados de origen keniano denunciaron las malas condiciones en las que trabajaban, que incluyen incluso asaltos y vejaciones. Además, han denunciado que todavía no han recibido sus salarios del mes de marzo y no saben si podrán cobrar.

Los chinos dueños del local podrían ser deportados. El establecimiento estuvo funcionando durante al menos tres años sin licencia, una situación que "será investigada" por el Gobierno local y "se tomarán medidas" contra los responsables, señaló Kidero.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.