Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD DE VIENA

El 86% del agua bendita en Austria contiene materia fecal y podría ser perjudicial para la salud

Un equipo del Instituto de Higiene e Inmunología Aplicada de la Universidad de Viena advierte que en cada mililitro de agua bendita en los templos austriacos hay hasta 62 millones de bacterias.

Pila bautismal en el interior de una iglesia Pila bautismal en el interior de una iglesia | Foto: Agencias | Archivo

antena3.com  |  Viena (Austria)  | Actualizado el 15/09/2013 a las 14:40 horas

A pesar de que muchas personas creen que el agua bendita tiene propiedades curativas, una nueva investigación sugiere que podría ser perjudicial para la salud. Los científicos han advertido de que el 86 por ciento de las muestras de agua de las pilas de las iglesias austriacas contienen materia fecal.

Los investigadores austriacos también han descubierto que las fuentes de las iglesias contienen altos niveles de bacterias, y ninguno de los manantiales que han estudiado podría considerarse seguro para beber, como recoge Daily Mail.

En concreto, un equipo del Instituto de Higiene e Inmunología Aplicada de la Universidad de Viena ha analizado el agua de 21 manantiales sagrados en Austria y otras 18 fuentes de Viena en varias ocasiones a lo largo del año, y han hallado que en cada mililitro de agua bendita hay hasta 62 millones de bacterias.

También han concluido que cuanto más transitada es la iglesia, mayor número de bacterias presentan sus pilas. El estudio también revela que los templos sagrados no solo contienen bacterias fecales, sino también campylobacter, que puede causar diarrea inflamatoria.

"Tenemos que advertir a la gente para que no beba de estas fuentes", ha asegurado el doctor Alexander Kirschner, un microbiólogo de la Universidad de Viena. El científico también recomienda a las autoridades responsables y los sacerdotes que pongan señales de advertencia en las iglesias.

En base a los resultados del estudio, el doctor Kirschner aconseja añadir sal al agua bendita en las pilas para reducir la presencia de bacterias, aunque también señala que el agua bendita debería ser cambiada regularmente.

 

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana