Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
DESARTICULADO EL MAYOR CRACÓDROMO DE BRASIL

Más de 2.000 uniformados irrumpen en las favelas más peligrosas de Brasil

En tan sólo diez minutos, 1.500 policías, acompañados de helicópteros y blindados de la marina, han ocupado las favelas de Manguinhos, Jacarezinho, Varginha y Mandela, cuatro de las favelas más peligrosas de Brasil. Los militares se hicieron con el control sin realizar ningún disparo y sin dejar víctimas ni heridos. El balance es de 51 detenidos y de 30 kilogramos de pasta base de cocaína y 12 armas de fuego decomisadas.

  • 1.500 policías ocupan cuatro de las favelas más peligrosas de Brasil
  • En tan sólo diez minutos, 1.500 policías, acompañados de helicópteros y blindados de la marina, han ocupado las favelas de Manguinhos, Jacarezinho, Varginha y Mandela, cuatro de las favelas más peligrosas de Brasil. Los militares se hicieron con el control sin realizar ningún disparo y sin dejar víctimas ni heridos.
  • brasil, favelas, policia brasileña
  • 1500-policias-ocupan-cuatro-favelas-mas-peligrosas-brasil
Video: Angie Rigueiro

Agencias  |  Madrid  | Actualizado el 15/10/2012 a las 08:17 horas

Una peligrosa zona por mucho tiempo conocida como "Franja de Gaza" por el elevado riesgo de atravesarla fue reintegrada hoy a Río de Janeiro gracias a una operación de pocos minutos que movilizó 1.500 policías y militares, y que contó con apoyo de helicópteros y blindados de la Marina.

La operación, denominada 'Día D', ha comenzado alrededor de las 5.00 horas del domingo (10.00 horas en España), cuando 1.300 policías militares, 465 policías civiles y 285 militares han entrado en las favelas, apoyados por 13 tanques blindados de la Marina, 11 de la Policía Militar y tres helicópteros de ambos cuerpos de seguridad. Las autoridades se abriero paso por las estrechas callejuelas del complejo de favelas de Manguinhos y de las vecinas barriadas pobres de Jacarezinho y Mandela.

A su llegada, los efectivos han tenido que romper las barreras y barricadas que los criminales han levantado para impedir la entrada de los uniformados en las distintas comunidades en las que se dividen las favelas. Para ello, han usado excavadoras y explosivos, aunque algunos tanques blindados han pasado por encima.

La fuerza pública solo necesitó diez minutos para ocupar y controlar las favelas de una región encuadrada por dos de las más importantes avenidas de la ciudad más emblemática de Brasil y por la que pasan líneas del metro y del tren metropolitano, así como la principal vía que comunica al centro de la ciudad con los suburbios de la zona norte. Las operaciones efectuadas previamente y que permitieron el arresto de 51 supuestos narcotraficantes y el decomiso de 21 armas permitieron que los policías y militares ocuparan las favelas sin realizar ningún disparo y sin dejar víctimas ni heridos.

"Río de Janeiro ya no tiene una Franja de Gaza, en la que las vías públicas habían sido apropiadas por delincuentes. Intentaremos llevarle la paz a esas personas y devolver ese territorio a la ciudad", dijo el secretario regional de Seguridad Pública, José Mariano Beltrame, al hacer un balance de la operación. "El abandono al que la región fue dejada permitió que tuviésemos islas de violencia esparcidas por la ciudad y vías públicas en que era peligroso transitar", admitió el secretario.

Era esta estratégica región, con 70.000 habitantes y otrora sede de numerosas industrias que terminaron por huir, la que una banda de narcotraficantes había convertido en su "Franja de Gaza", con pistoleros circulando armados por transitadas avenidas y plazas públicas convertidas en locales de venta y consumo de drogas.

La región del complejo de Manguinhos y sus favelas vecinas se había convertido en el principal reducto de la banda criminal conocida como Comando Vermelho (Comando Rojo) tras la ocupación hace dos años del Complexo do Alemao, un conjunto de barriadas próximo y que durante décadas fue el mayor fortín de esa organización. El gobierno regional de Río de Janeiro planea mantener la ocupación de estas barriadas hasta la inauguración en cada una de ellas de Unidades de Policía Pacificadora (UPP), como son conocidos los cuartelillos que han permitido al Estado recuperar favelas antes controladas por la criminalidad.

Poco después de la ocupación el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, anunció que, además de las UPP, el Estado hará presencia en la región con inversiones para construir 9.000 viviendas y la expropiación de una antigua refinería para que, tras la descontaminación del suelo, sea aprovechada como parque público. "Es una inmensa alegría poder anunciar la retomada del territorio y la garantía de paz para la población. Además de los 70.000 habitantes, el proceso de pacificación beneficiará a centenas de miles de personas que pasan diariamente por el área", aseguró.

La inversión también recuperará las plazas públicas que funcionaban como "cracódromos", como son conocidos los locales en que los dependientes de crac no solo compran y consumen la droga al aire libre, sino que también usan para dormir y mendigar. Jacarezinho tenía fama por contar con el mayor "cracódromo" de Brasil, en el que asistentes sociales retiraron hoy de las calles a 104 dependientes, que fueron trasladados a abrigos públicos y a los que será ofrecido un tratamiento de desintoxicación.

La instalación de las UPP, reforzada con inversiones en infraestructura, educación y salud, forma parte de una política de seguridad pública iniciada por el gobierno de Río de Janeiro en 2008 para expulsar a los narcotraficantes de las favelas de la ciudad antes de los Juegos Olímpicos que la ciudad organizará en 2016.

Esta política, que ha reducido significativamente los índices de violencia y criminalidad en los barrios beneficiados, ha sido considerada como modelo para otros países de la región por organizaciones multilaterales. Hasta el momento la policía ha instalado sus cuartelillos en 28 favelas o conjuntos de barriadas pobres, incluyendo el Complexo do Alemao, otrora principal fortín del Comando Vermelho, y la Rocinha, la mayor favela de Brasil.

Por su parte, la Secretaría Municipal de Asistencia Social ha recogido de las calles de ambas favelas a 104 consumidores de crack, entre ellos 15 menores de 18 años de edad, que ya han sido puestos a disposición de las autoridades sanitarias para recibir tratamiento médico.

El éxito de la operación se debe, en parte, a las redadas que los uniformados han llevado a cabo a lo largo de la semana pasada para evitar la fuga de los criminales de las siete comunidades más peligrosas de Manguinhos y Jacarezinho. El balance es de 51 detenidos y de 30 kilogramos de pasta base de cocaína y 12 armas de fuego decomisadas.

Compartir en:
PUBLICIDAD