CASO NÓOS

CASO NÓOS

Urdangarín ganó un millón de euros tras pagar a precio "simbólico" acciones que valían mucho más

El exsocio de Iñaki Urdangarin al frente del Instituto Nóos, Diego Torres, ha remitido al juez José Castro más de 460 páginas con nuevos correos electrónicos que certifican, entre otros pormenores, que el Duque de Palma se hizo con un millón de euros tras adquirir, a un precio "simbólico" de 400 euros cada una, unas 49 acciones del Club de Golf de Sant Vicenç de Montalt cuyo valor ascendía realmente a unos 21.000 euros.

El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, abandona los juzgados
El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, abandona los juzgados | EFE

De hecho, en uno de los correos fechado en junio de 2003, un directivo de Euromanager se dirige a Urdangarin para comunicarle haber comprado en su nombre "48 ó 49" participaciones a "70.000 pts (400 euros)" cada una, a pesar de que éstas se estaban vendiendo "a 3.500.000 pts" y "no paran de subirlas". "Basta multiplicar 48 por 3,5 millones... y aparte creo que se han portado muy bien y discretos.

Obviamente no es que sean para vender, digo yo, al menos por ahora", le comenta el remitente, quien le dice al Duque que "sería simpático poner algunas a nombre de los niños, tal como he hecho yo con los míos". Según el email, la operación se llevó a cabo previa consulta al secretario de las Infantas, Carlos García Revenga: "Carlos García me dijo que tenías que pagar las acciones a un precio "simbólico" --que yo pagué personalmente-- (ya haremos cuentas)", le dice el directivo al Duque, a lo que éste responde en un siguiente correo: "Dime la entidad bancaria o cómo quieres que te pague". Por otro lado, otro de los correos aportados a la causa certifican cómo el magistrado del Tribunal Supremo Angel Aguallo, entonces letrado del Constitucional, asesoró al Duque en relación a uno de los negocios por los que éste cobró a través de la empresa Aizoon -cuya propiedad comparte con la Infanta Cristina- para defraudar a Hacienda.

En uno de los emails, de febrero de 2008, la secretaria de Urdangarin, Julita Cuquerella, pregunta a Aguallo: "¿Sería tan amable de comunicarme el lugar de la reunión-almuerzo, con D.Iñaki y con el Sr.Torres del próximo día 25 de 13:30 a 16:00?", a lo que el magistrado le responde en otro correo: "Creo que va a ser en la propia sede de Pernod Ricard". Precisamente, Pernod Ricard es una de las empresas de las que cobró el Duque por diversos asesoramientos y cuyas retribuciones facturó, como si de ingresos por actividades profesionales se tratase, a través de Aizoon, con el objetivo de tributar menos en su declaración de la renta. Mediante este sistema, Urdangarin habría defraudado hasta un total de 337.138 euros en las cuotas del IRPF correspondientes a los años 2007 y 2008.

Las otras mercantiles de las que cobró el marido de la Infanta por esta vía son Motorpress Ibérica, Aceros Bergara, Mixta Africa, Havas Sports France y Seeliger y Conde. Sus responsables han sido interrogados como testigos, a lo largo de la instrucción del caso Nóos, por parte del juez Castro. Asimismo, en otro de los emails, que se remonta al 14 de marzo de 2002, uno de los compañeros de Urdangarin en Motorpress Ibérica le escribe para, respecto "al otro asunto que comentamos", adjuntarle los datos de su mujer a fin de que ésta pudiera ser contratada en la Zarzuela. Más en concreto, le señalaba en el correo, "lo ideal sería conseguir un contrato de periodista en el gabinete de prensa del palacio".

Otro de los asuntos a los que hacen referencia las comunicaciones aportadas por Torres es el ofrecimiento que en junio de 2004 la marca Reebook realiza al Duque "con motivo del Europeo de Fútbol y de la Olimpiada": zapatillas que llevan "una chapita con la bandera entre los cordones". "Por favor, si nos indicas tu número, trataremos de hacértelas llegar cuanto antes donde tú nos indiques", le comenta uno de los responsables de la marca. Ante esta propuesta, Urdangarin le responde que "la idea de las zapatillas es genial; en este país estos temas cuestan bastante y creo muy acertada la iniciativa. Consulto en la Familia y te escribo con más precisión.

Por mi parte y la de mi Señora e hijos nos encantaría disponer de ellas". Más adelante, el Duque vuelve a dirigirse a la empresa de fabricación para comentarle que "por fin he conseguido los números de la Familia Real". Y a continuación detalla la talla de calzado de hasta trece miembros de la Casa Real: "S.M. el Rey 42,5; S.M. la Reina 39,5; el Príncipe de Asturias 44,5; la Princesa de Asturias 38; la Infanta doña Elena 39,5; la Infanta doña Cristina 39,5; don Jaime 47; don Iñaki 47; don Felipe 31; doña Victoria 27; don Juan 29; don Pablo 27; don Miguel 25".

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.