ABRE EN ZARAGOZA LA RONDA DE ASAMBLEAS ABIERTAS

ABRE EN ZARAGOZA LA RONDA DE ASAMBLEAS ABIERTAS

Sánchez: "No negaré a nadie el gusto de disfrutar viendo torear a José Tomás"

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha enfrentado a un público de 400 personas que, aunque afín a él, le ha puesto en algún apuro como al hablar de Podemos. También ha tenido que hacer varias promesas, por si llega al Gobierno, y ha vuelto a opinar de Escocia y Cataluña.

Pedro Sánchez, en la asamblea abierta celebrada en Zaragoza
Pedro Sánchez, en la asamblea abierta celebrada en Zaragoza | EFE

Ante 400 personas con ganas de preguntas se ha estrenado el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en la ronda de asambleas abiertas que ha organizado su partido por España y en la que, si siguen la tónica de la de Zaragoza, le tocará hacer promesas, atender ruegos y, quizá a su pesar, hablar de Podemos. Sánchez ha elegido Zaragoza para organizar la primera de estas asambleas abiertas, que le llevarán a él mismo y a otros altos dirigentes de su partido por España, se espera que al menos a todas las provincias, para enfrentarse a las preguntas de ciudadanos en encuentros en los que, por lo visto hoy, participan sobre todo militantes socialistas.

Un público al que tiene ganado, por lo que puede parecer que juega con ventaja. Pero no ha sido exactamente así, porque Sánchez ha tenido que enfrentarse a algunas preguntas no demasiado cómodas, aunque ha salido al paso con algunas evasivas y discursos que ya ha utilizado en alguna otra ocasión.

Entre los asuntos candentes, ha tenido que opinar sobre  las corridas de todos y el maltrato animal. El asunto está de actualidad después de que el pasado miércoles Sánchez llamara a un programa de televisión, donde se hablaba del Toro de La Vega, y anunciara que iba a promover una ley contra el maltrato animal.

Este viernes ha insistido en que está en contra de los festejos en los que se maltrata a los animales, y que su intención es protegerlos. Pero también ha reconocido que "otra cosa" es la cultura taurina. "No me gustan los toros, pero no negaré a nadie el gusto de disfrutar viendo torear a José Tomás", ha enfatizado.

El líder socialista también ha recibido algún piropo. Como cuando le han preguntado por Podemos, la formación de Pablo Iglesias, en dos ocasiones. En esta tesitura ha asegurado que el PSOE no quiere aprovecharse de la frustración de los ciudadanos y ha insistido en que a los socialistas nadie les gana en ganas de cambiar las cosa y de limpiar de corruptos el Estado democrático. Tras eso, aplausos.

Sánchez ha comenzado asegurando que para cambiar la política es importante pasar de los monólogos a los diálogos, y también que los proyectos más robustos son los que parten de la deliberación, como la de hoy, no de despachos cerrados. Y ya él mismo y su público han ido al grano.

En el capítulo de las promesas, una para ampliar y aplicar la ley de Memoria Histórica, otra para reformar la de Educación, otra más para implantar una fiscalidad más justa, en la que paguen más quienes más tienen, y aún otra para atajar las idas y venidas de los cargos públicos a la empresa privada y viceversa. Ha sido tajante al respecto: "Voy a cerrar las puertas giratorias a todos los ministros y secretarios de Estado". Y cuando él acabe su ciclo, lo tiene claro: volverá a dar clase a la Universidad.

También ha habido cabida a las promesas de regeneración y una mención especial a la Casa Real, puesto que Sánchez estima que España necesita una Monarquía "diferente, más transparente y ejemplar". A raíz de ello, y en respuesta a los dos o tres ciudadanos que le han preguntado por la Constitución, ha asegurado que su intención es acometer el proyecto de reforma, cambiar la ley electoral para incluir las listas desbloqueadas, que no abiertas; reducir "a la mínima expresión" los aforamientos o, incluso, acometer la revisión del Concordato. Para el secretario general del PSOE, el Estado español es lo "suficientemente maduro como para canalizar el hecho religioso" a través de una ley "sin enfrentismos".

Pedro Sánchez está convencido de que podrá cumplir estas promesas, y también, porque lo ha dicho, que será presidente del Gobierno en 2015. Para ello, antes tendrá que superar unas primarias de las que se ha mostrado acérrimo defensor, quizá porque fue gracias a unas de ellas, abiertas a toda la militancia, por lo que ahora es el secretario general del primer partido de la oposición.

Ha hablado de Cataluña y de Escocia, pero no ha variado mucho su discurso del pronunciado por la mañana en la rueda de prensa que ha convocado para hablar de la situación en el Reino Unido. Ha pedido al presidente de la Generalitat, Artur Mas, "sensatez", y que "cumpla con la legalidad", mientras que al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "valentía" y "coraje", así como la apertura de un "proceso de reforma constitucional".

Pero se han formulado más preguntas, todas de un minuto para facilitar un formato dinámico, en clave pasada o con la vista puesta en el futuro: el derecho a trabajar, la privatización de los registros civiles, acabar con el hambre, las eléctricas, el rescate a la banca, la custodia compartida, las trabas a la cultura, la ley de lenguas de Aragón o el relevo en la alcaldía de Zaragoza, que le ha servido a Sánchez para alabar con cariño el trabajo de Juan Alberto Belloch, que este jueves anunció que renuncia a repetir.

Tras más de hora y media de intercambio, en la que ha llamado por su nombre a todos los interpelados, Sánchez ha abandonado sonriente el moderno edificio donde le han arropado muchos viejos conocidos del socialismo aragonés.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.