CONVENCIÓN DEL PP EN BACELONA

CONVENCIÓN DEL PP EN BACELONA

Rajoy dice que la coalición PP-PSOE "es lo único viable" para evitar elecciones

El presidente del Gobierno en funciones, que da por fracasado el diálogo entre PSOE y Ciudadanos con Podemos, ha vuelto a lanzar su oferta pero ha advertido a Pedro Sánchez y Albert Rivera de que la propuesta sobre la que quiere pactar es la que ha puesto sobre la mesa el PP, con sus cinco pactos de Estado.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha insistido en que mantiene su oferta de una gran coalición entre PP, PSOE y Ciudadanos y ha subrayado su disposición a hablar, pero ha advertido de que la base para el diálogo debe ser la propuesta que plasmó su partido en cinco pactos. Dos días después de que fracasara el intento de negociación entre PSOE y Ciudadanos con Podemos, Rajoy ha vuelto a defender lo que, como ha recordado, ya propuso el 21 de diciembre, un día después de los comicios, y ha señalado que la gran coalición es "lo único que es viable" entonces y ahora.

Ha advertido, eso sí, de que la propuesta que hizo el Partido Socialista de "derogar" todas las reformas de los 'populares', que quedó plasmada en el pacto PSOE-Ciudadanos, ha sido "derrotada en las Cortes" y la que "está en vigor ahora aquí" es la del PP, estructurada en cinco grandes pactos para los próximos cuatro años. "Y si quieren estamos dispuestos a hablar" de dicha propuesta, ha señalado el líder del PP, quien en su discurso no ha aclarado si piensa llamar al líder del PSOE, Pedro Sánchez, o al de Ciudadanos, Albert Rivera, para iniciar conversaciones.

Fuentes del Gobierno y del PP han señalado en este sentido que esperan primero "un gesto" de Sánchez -que el líder socialista haga pública su disposición a hablar con Rajoy- para actuar. Y en cualquier caso esperarán a que pase la consulta de Podemos a las bases, prevista del 14 al 16 de abril. Insisten además en que el pacto PSOE-Ciudadanos es un documento ya "muerto" sobre el que el PP no piensa hablar, y admiten que al partido le está yendo "muy bien" con la posición tomada por Rajoy en todo este tiempo.

En la clausura de la convención del PP sobre uno de los cinco pactos que propone consensuar -el del fortalecimiento de las instituciones- Rajoy ha vuelto a criticar todo este proceso de "dimes y diretes", reuniones y "fotos" entre los demás partidos, y ha subrayado que su partido no ha participado "en ningún juego" ni ha querido convertir la política "en un espectáculo". Ha apelado así en más de una ocasión a la seriedad, y ha insistido en la imperiosa necesidad de conformar un gobierno "en serio" -recordando el lema de su campaña, "España en serio"-. Un gobierno que en todo caso, ha advertido, esté presidido por el PP porque fue el partido que ganó los comicios y porque "hay que respetar la voluntad de los votantes".

Varias veces ha insistido Rajoy en que la "base" sobre la que quiere hablar es la de sus cinco pactos, que sería también "la base" de su programa electoral si hay nuevos comicios. Y en este discurso en el que se ha centrado en apelar al diálogo con el PSOE -de Ciudadanos ha dicho que están invitados aunque no sean necesarios aritméticamente-, Rajoy ha subrayado que aunque la investidura es importante lo que "de verdad" importa es la conformación de un gobierno "que pueda gobernar, que tenga mayoría", que tenga "al menos un mínimo de cohesión en su ideario" y que sea "estable" y genere confianza.

Todo en una jornada en la que la 'número dos' del partido, María Dolores de Cospedal, ha subrayado que los 'populares' están "hartos" de "tanto ego superlativo" y "tanto interés partidista", pero siguen dispuestos al acuerdo y al diálogo. Y la 'número dos' del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, ha ofrecido por su parte un diálogo "sincero y leal", aunque ha advertido de que "del PP no cabe esperar ni inventos ni improvisaciones".

Por otra parte, la misma semana que el Parlamento catalán ha aprobado una moción que ratifica la declaración de ruptura del 9-N anulada por el Tribunal Constitucional, Mariano Rajoy ha advertido de que mientras él presida el Ejecutivo, "no se va a permitir la quiebra de la soberanía nacional" ni que "se ponga en tela de juicio la unidad nacional". Y ha avisado de que "la ley" está "por encima" de gobernantes y de parlamentos, y que su cumplimiento "es lo que diferencia a los estados civilizados (...) de la barbarie". El respeto a la soberanía nacional o bien a la ley "son cuestiones que un gobernante democrático está obligado a respetar", ha argumentado Rajoy, que ha añadido: "La democracia, sin respeto a las leyes, es una palabra vacía".

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.