DECLARACIÓN ANTE LLARENA

DECLARACIÓN ANTE LLARENA

Pérez de los Cobos explicó ante el Supremo que el actual jefe de los Mossos no dijo la verdad sobre el dispositivo policial para el 1-O

En su declaración ante el juez Pablo Llarena, el coronel Diego Pérez de los Cobos explicó que la policía catalana no aclaró datos sobre el dispositivo policial previsto para el 1-O y señaló que durante la jornada del referéndum ilegal se activaron 7.000 agentes mientras que el día de las elecciones hubo 12.000.

El coronel Diego Pérez de los Cobos, nombrado por el Fiscal Jefe de Cataluña como coordinador de las Fuerzas de Seguridad para el 1 de octubre, explicó en su declaración ante el juez del Tribunal Supremo que el actual jefe de los Mossos d'Esquadra, Ferrán López, no le dijo la verdad sobre el dispositivo policial que tenía previsto poner en marcha la policía autonómica para impedir el referéndum ilegal.

Pérez de los Cobos prestó declaración ante el magistrado Pablo Llarena el pasado 1 de febrero. Según el acta de la misma, el coronel explicó que el Fiscal Jefe de Cataluña había considerado "insuficiente" el dispositivo que había organizado el Mayor de los Mossos d'Esquadra para el 1-O y éste se compromete a mejorarlo.

Explica también que en las reuniones de coordinación, el actual jefe de los Mossos, que en aquel momento era el número dos de Trapero, le dice que se había "incrementado el dispositivo y las horas para garantizar el cumplimiento del auto" y le pide que no tenga "ninguna duda de que iban a impedir la apertura de los colegios". Además, Diego Pérez de los Cobos relata que Ferrán López no le trasladó en ninguna de las reuniones que el dispositivo de los Mossos estaría conformado por un "binomio", es decir, por dos agentes del cuerpo policial autonómico.

Pero el número dos de Trapero tampoco le habló de "cuántos miembros se iban a remitir a cada centro de votación". Sin embargo, según el coronel de la Guardia Civil "en la mañana del 1 de octubre fue cuando tuvo conocimiento del plan de actuación de los Mossos y su actitud".

En este sentido, explicó que "sobre las 7 u 8 de la mañana llegaron a la conclusión de que el dispositivo que se había actuado era el mismo que la Fiscalía había recriminado como insuficiente".

Activaron 7.000 agentes el 1-O cuando en las elecciones hubo 12.000

De hecho, explica a preguntas del juez Pablo Llarena que los Mossos sólo activaron 7.000 efectivos cuando para las elecciones de diciembre se activaron 12.000. Y añadió que la dirección de la policía autonómica mantuvo "libranzas y permisos" durante la jornada del 1-O.

Pérez de los Cobos relató que las fuerzas se distribuyeron "de forma irracional, diseminada y atomizada en binomios de dos agentes", que además, estaban "aislados y sin vehículos". Lo que a su juicio hacía "imposible una actuación para impedir" el mandato judicial. A eso se añadía los pasos que estableció la policía autonómica antes de tomar una decisión de actuar: que los agentes informaran a la Sala Regional de que los colegios estaban abiertos y con urnas para que ésta lo trasladara al Centro de Coordinación con el fin de que remitiera a un mediador que valorara la necesidad de solicitar ayuda a la Policía Local. Si se seguía sin cumplir, entonces la Sala de Coordinación llamaría al Centro de Coordinación de los Mossos para que estos valoraran si era necesario reclamar la presencia de Guardia Civil y Policía.

"Eran tantos los pasos", exclamó el coronel, que era imposible cumplir el mandato judicial aunque algún mosso hubiera querido hacerlo. A ello se suma la actuación de los agentes autonómicos que vigilaban a la Policía y la guardia Civil, incluso con coches camuflados, para impedir su actuación y el aviso que realizaron de que iban a ir a los colegios a las 6 de la madrugada del día 1 de octubre, lo que propició que estuvieran ocupados antes de esa hora. "Si sumamos todo eso no le cabe duda de que las instrucciones superiores de los Mossos estaban encaminadas a impedir el cumplimiento de las órdenes judiciales", recoge el acta de la declaración.

Envío un correo para pedir refuerzos y otro que corregía al anterior

En otro momento de la declaración, el coronel de la Guardia Civil explica que el señor Ferrán le envió un correo pidiendo refuerzos en la mañana del 1 de octubre, al que siguió otro que "corregía el anterior". Pero aclaró que cuando recibió el primer correo, ya habían dado la orden de intervención directa de la Policía y la Guardia Civil.

Añadió al respecto que tuvieron en cuenta la petición de apoyos "pero sin condicionar la actuación acordada" y precisó que algunas de las actuaciones de la Policía coincidieron con los refuerzos solicitados por los Mossos. No obstante, recalcó que a esa hora de la mañana "la relación de confianza necesaria con los Mossos había desaparecido".

Además, y en vista de que los Mossos no estaban colaborando en el cierre de colegios electorales, el coronel decidió suspender la reunión que tenían prevista a las 10 de la mañana. No obstante, sí esperó a que fuera el señor Ferrán para comunicárselo personalmente.

Pérez de los Cobos explica que el actual jefe de los Mossos le preguntó por "alguna actuación concreta" y el coronel le manifestó que "no tenía información de actuaciones concretas".

Agencias | Madrid | Actualizado el 21/03/2018 a las 13:42 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.