SEGUNDA REUNIÓN MANTENIDA EN EL CONGRESO

SEGUNDA REUNIÓN MANTENIDA EN EL CONGRESO

Los partidos fracasan en su intento de pactar un recorte de gastos de campaña

No superan las discrepancias en asuntos como el techo de gasto o el envío postal de propaganda electoral.

Los partidos con representación parlamentaria no han logrado sellar un acuerdo conjunto para rebajar el gasto electoral en las elecciones del 26 de junio, pero todos han prometido ser más austeros que en diciembre.

En la reunión de este miércoles se han mantenido las discrepancias entre quienes, como Podemos, Ciudadanos y los minoritarios, abogan por aplicar el recorte al limite legal de gasto, lo que afectaría principalmente a los mayoritarios, y los que abogan por aplicar la rebaja a todos proporcionalmente, ya sea en función de lo que cada uno gastó en diciembre, como quería el PP, o el número de electores al que se dirijan, como sostenía el PNV.

El Estado subvenciona a los partidos con una cantidad por escaño y voto obtenido en las elecciones, y además se hace cargo del envío gratuito de propaganda electoral, conocido como 'mailing', pagando una cantidad por elector a quienes obtengan grupo parlamentario. El pasado sábado, cuando el Ministerio de Hacienda fijó el importe de estas ayudas, que son las mismas que en diciembre, estableció también el tope de gasto subvencionable de un partido para las elecciones de junio, que se aplica en función de las candidaturas que se presentan y que ronda los 13 millones de euros para el conjunto del país.

Ciudadanos y Podemos, que en diciembre gastaron respectivamente 4 y 2,2 millones (tres con las confluencias), mantienen que la rebaja se debe aplicar a ese tope de gasto, al que ellos ni se aproximan, con lo que el recorte afectaría principalmente al PP y al PSOE, que en diciembre gastaron 12 y 9 millones de euros respectivamente.

En concreto, el partido morado quiere dejar el tope de gasto en tres millones (70% menos) y la formación naranja habla de un recorte del 50% (máximo de seis millones). También IU aboga por aplicar el recorte sobre el tope legal, al igual que Compromís y ERC.

Desde el PP, por contra, recuerdan que el tope de gasto ya se redujo un 15% en diciembre con relación a 2011, y, en aras de la "igualdad", apuestan por aplicar el recorte sobre lo que cada uno gastó en esas elecciones, que en su caso ya fue una cantidad un 20% menos que cuatro años antes.

La propuesta del PP, apoyada también por sus socios de UPN, ha sido reducir proporcionalmente el gasto electoral en función de lo invertido en diciembre. Así, querían aplicar una rebaja del 25 al 30% a los grandes partidos (PP y PSOE), un recorte de entre el 15 y el 20% para Ciudadanos y Podemos, y de un 10% para el resto.

El PNV, que tampoco está de acuerdo con rebajar el techo de gasto porque sostiene que los costes fijos de una campaña son iguales para todos y que ellos se quedarían sin margen de maniobra, apostaba por aplicar la rebaja en función de los electores: un 30% para quienes compiten en toda España, un 20% a los que se presentan ante una población de entre 10 y 20 millones, y un 10% para los demás. Y todo ello con compensaciones en medios públicos para los partidos pequeños.

El PSOE, que hace una semana defendía un recorte del 30% sobre lo gastado en diciembre, estaba dispuesto este miércoles a asumir la rebaja del 50% sobre el techo de gasto, pero ya no ha habido posibilidad de un pacto.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.