CASO PALAU

CASO PALAU

Millet pidió facturar al Palau obras en su casa porque no cobraba suficiente

Los imputados que han declarado han añadido que siempre era Jordi Montull, mano derecha de Fèlix Millet, quien les indicaba adónde debían cargar sus obras y servicios y que era también él quien ideaba el concepto falso que hacían constar en sus facturas.

 Millet llega a la Audiencia de Barcelona para afrontar su primer juicio por el caso Palau.
Millet llega a la Audiencia de Barcelona para afrontar su primer juicio por el caso Palau. | EFE | Archivo

Los exresponsables del Palau de la Música Félix Millet y Jordi Montull indicaron a los empresarios que hicieron obras en sus casas que las facturaran a la institución cultural o al Consorcio que la nutría de fondos públicos, alegando que eran un complemento a su salario porque no cobraban suficiente.

Según fuentes judiciales, esta mañana han declarado como imputados ante el juez que investiga el expolio ocho empresarios que facturaron a la Fundació del Palau de la Música, al Orfeó o al Consorcio del Palau de la Música obras y servicios técnicos en los domicilios particulares de Millet y Montull, que incluían desde la conexión de la 'play-station' o el montaje de la red de riego automático a la instalación de un jacuzzi.

Los empresarios, que también eran proveedores del Palau de la Música, han admitido que, por indicación de Jordi Montull, facturaron esos trabajos particulares a la institución cultural, en alguna ocasión conscientes de que las obras iban a ser pagadas con fondos públicos a través del Consorci, entidad que gestionaba las subvenciones y de la que formaban parte la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y el Ministerio de Cultura.

Sin embargo, los empresarios imputados dieron por buena su explicación de que los servicios en sus domicilios particulares eran una manera de complementarles el sueldo, que Millet y Montull consideraban insuficiente teniendo en cuenta sus responsabilidades en el Palau de la Música.

En otras ocasiones, Montull utilizaba argumentos fiscales para instar a los empresarios a modificar el concepto de sus facturas o albaranes, dado que a efectos tributarios a los saqueadores confesos les resultaba más beneficioso hacer pasar las obras particulares como trabajos para el Palau, entidad que tiene derecho a la devolución del IVA por su carácter cultural sin ánimo de lucro.

En las facturas que se falsearon figuran todo tipo de obras y servicios, como la colocación de unas cortinas en el domicilio de Jordi Montull, así como reformas en la cocina, instalación de antenas o la conexión de la red telefónica en la mansión de Fèlix Millet en L'Ametlla del Vallès (Barcelona).

Los empresarios, que han sido imputados por un delito de falsedad documental, han asegurado que, pese a que no correspondían con el concepto consignado, las facturas investigadas se referían a trabajos que efectivamente se realizaron y el precio era el normalmente estipulado.

La imputación de los ocho empresarios se ha producido un año después de que el titular del juzgado de instrucción número 30 de Barcelona diera por cerrada la instrucción del caso del expolio del Palau de la Música, en que la Fiscalía pide 27 años y medio de cárcel para Fèlix Millet y Jordi Montull.

No obstante, la causa se reabrió por orden de la Audiencia de Barcelona, que obligó a tomar declaración como imputados a los empresarios a raíz de un recurso presentado por la acusación popular que ejerce la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB).

Una vez practicada esta diligencia, queda sólo pendiente de que el titular del juzgado de instrucción número 30 de Barcelona, el quinto que asume la investigación del expolio del Palau de la Música, dicte el auto de apertura de juicio oral para los saqueadores y el resto de imputados.

 

 

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.