JUICIO EN LA AUDIENCIA NACIONAL

JUICIO EN LA AUDIENCIA NACIONAL

El etarra Ayestarán niega su participación en los asesinatos de los Guardias Civiles

El fiscal pide 81 años de prisión para el etarra José Lorenzo Ayestarán, alias 'Fanecas' por el asesinato de tres guardias civiles en 1980 en Salvatierra.

El etarra José Lorenzo Ayestarán Legorburu 'Fanecas' ha negado en la Audiencia Nacional su participación en los asesinatos de tres guardias civiles el 4 de octubre 1980 en Salvatierra (Álava) cuando trabajaban en una carrera ciclista juvenil."Yo no tengo nada que ver con los hechos de los que me acusan en este juicio", ha asegurado Ayestarán, que se enfrenta a una pena de 81 años de prisión por el asesinato del cabo primero José Vázquez Platas y los guardias civiles Avelino Palma Brioa y Ángel Prado Mella.Ayestarán, acusado de un delito de atentado a agentes de las Fuerzas de Seguridad con resultado de muerte y dos delitos de asesinato cualificado por la alevosía, solo ha respondido a su abogado y ha rehusado contestar a las preguntas de la Fiscalía y la acusación particular.

Durante la sesión, los etarras Félix Alberto López de Lacalle Gauna, 'Mobutu', e Ignacio Aracama Mendía, 'Macario', que ya fueron condenados por el asesinato de los tres guardias civiles, también han negado su participación en estos hechos, de los que "han pasado muchos años". La etarra María Soledad Iparaguirre y su madre María Luisa Genechea han dicho, por videoconferencia, que no recuerdan haber alojado al procesado y otros miembros de ETA en un caserío después de la acción terrorista y han aludido a "las condiciones antidemocráticas" de sus respectivas declaraciones en dependencias policiales.

En el juicio, Gemma López, la viuda de José Vázquez Platas, ha señalado que no solo se llevaron la vida de su marido, sino que más de la mitad de la suya propia, puesto que tenía 23 años y estaba embarazada de cuatro meses. Manuela Orantos, viuda de Avelino Palma, ha explicado que su marido estaba en "la lista negra" y "ese día le tocó a él", pero "murió con la conciencia tranquila porque estaba cumpliendo con su trabajo, que era lo que más le gustaba, la Guardia Civil".

Ambas han subrayado que han vivido 34 años de "tortura" y "un rosario de lágrimas", que continúan en tratamiento psicológico, con medicación, y que recordarán el atentado "toda la vida".Según el relato del fiscal, el 4 de octubre de 1980 los terroristas se dirigieron a Salvatierra (Álava), una hora antes de la carrera que se iba a celebrar sobre las 16:00 horas, en un vehículo conducido por Ignacio Aracama Mendía, que estacionó con el motor en marcha en un lugar próximo al punto de partida del evento.

Uno de los terroristas, ya fallecido, se ocupó de cubrir la acción con una metralleta, mientras que los otros tres etarras se aproximaron con pistolas al punto señalado por el ya condenado Ismael Arrieta Pérez de Mendiola, donde se hallaban los guardias civiles encargados de custodiar la carrera. Los tres terroristas, entre ellos José Lorenzo Ayestarán Legorburu, dispararon a cada uno de los tres miembros del instituto armado en la cabeza y en otras partes del cuerpo.

Tras los hechos se dieron a la fuga hacia el puerto de Opacua, abandonando el Simca 1200 en el que iban en el camino de Vicuña de Alegría (Álava), donde les esperaba otra persona no enjuiciada en esta causa.El juicio continuará mañana en la Audiencia Nacional, donde también está prevista la celebración de otra vista en la que Ayestarán se enfrentará a una pena de treinta años por el asesinato del jefe de policía municipal de Vitoria y comandante de Infantería del Ejército español en situación de reserva, Eugenio Lázaro Valle.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.