Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
AGRADECE LAS "DISCREPANCIAS"

Griñán recibe el apoyo de Rubalcaba y una oposición del 34% a su ejecutiva

El XII congreso regional del PSOE-A ha respaldado con el 65,8% de los votos y una oposición del 31,4% la nueva comisión ejecutiva de José Antonio Griñán. El onubense Mario Jiménez  es nuevo hombre fuerte y número dos del partido al frente de la Vicesecretaría General. La nueva presidenta es la histórica dirigente socialista Amparo Rubiales.

Griñán, reelegido líder de los socialistas andaluces Griñán, reelegido líder de los socialistas andaluces | Foto: EFE

EFE  |  Madrid  | Actualizado el 08/07/2012 a las 22:13 horas

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha mostrado su total apoyo al reelegido líder de los socialistas andaluces, José Antonio Griñán, al término del congreso regional, en el que se ha evidenciado la división en el partido con una ejecutiva sin miembros del sector crítico. Griñán seguirá llevando las riendas del PSOE-A con una dirección emanada con el respaldo del 65,8 por ciento de los delegados, frente al 31,4 por ciento del bloque de los discrepantes de la línea política del presidente andaluz.

En momentos de dificultad tanto para el PSOE nacional y regional, Rubalcaba y Griñán han cerrado filas en torno a la gestión que están desarrollando en Andalucía y para hacer frente común a la política del Gobierno del PP, al que ambos han acusado de llevar al país al "empobrecimiento" con su política económica. "Lleva el apoyo de Andalucía a tu oposición para sostener al país y para derribar al Gobierno del PP por su ineptitud", ha clamado Griñán dirigiéndose a Rubalcaba en el acto de cierre celebrado en Almería.

El cónclave ha estado marcado por las discrepancias de los grupos críticos de Málaga, Sevilla, Córdoba y Cádiz. Han aglutinado un 31,4 por ciento de oposición a la nueva ejecutiva, después de las tres derrotas electorales encadenadas por el PSOE andaluz (municipales, generales y autonómicas).

Griñán ha aprovechado su discurso de cierre para cambiar los reproches a este sector por el agradecimiento. "Gracias a los críticos por enriquecer el partido. Este es un partido que sabe expresarse críticamente", ha aseverado. "No estaría en un partido que no permita las discrepancias", ha añadido el presidente andaluz.

Griñán, reelegido con el 71 por ciento de los delegados, ha cosechado el segundo apoyo más bajo de un dirigente del PSOE andaluz en un congreso, después del 64 por ciento que obtuvo en 1994 Manuel Chaves, al que relevó al frente del partido en marzo de 2010. A pesar de este resultado, ha recordado a sus detractores que las decisiones de los delegados que le han aprobado mayoritariamente serán el camino a seguir por la nueva dirección.

Rubalcaba ha expresado su "felicitación, orgullo y admiración por el trabajo de los socialistas andaluces" y por su "proeza" de seguir en el poder en plena crisis económica, a pesar de la derrota en los comicios del 25 de marzo, donde el PSOE se dejó 650.000 votos. El secretario general del PSOE se ha mostrado convencido de que Griñán, quien gobierna con IU, cumplirá con la "importante tarea" de "demostrarle a la derecha que hay una salida distinta a la crisis que no olvida a nadie, que no deja a nadie atrás".

Ha advertido al Gobierno de Mariano Rajoy de que su partido no va a permitir que intente "cobrarse la derrota electoral" en Andalucía "humillando" o "castigando" a esta región, como -ha apuntado- hizo José María Aznar cuando estuvo en el poder. En sus elogios a Griñán, ha valorado los esfuerzos de la Junta de Andalucía por "minimizar" el impacto de los ajustes en materia como la educación y la sanidad, de los que ha responsabilizado a Rajoy.

La ejecutiva regional que sale del congreso es más reducida, con 33 miembros (doce de ellos vocales), de los que 22 son caras nuevas. Entre las novedades, está el onubense Mario Jiménez, quien se erige como escudero de Griñán al ocupar el cargo de vicesecretario general, lo que le llevará a dejar la portavocía en el Parlamento.

La nueva presidenta es la histórica dirigente socialista Amparo Rubiales, de 66 años, que corona su trayectoria en el partido después de haber sido consejera en el Ejecutivo andaluz, diputada nacional, senadora y diputada autonómica. Rubiales, a la que le une una estrecha amistad con Griñán desde hace años, sustituye en el cargo a la malagueña Rosa Torres, que será la responsable de la Secretaría de Formación y Afiliaciones.

Compartir en:
PUBLICIDAD