CASO DE LOS ERE | EN SU DECLARACIÓN ANTE EL JUEZ

CASO DE LOS ERE | EN SU DECLARACIÓN ANTE EL JUEZ

El exdirector general de Trabajo andaluz se considera una 'presa fácil'

Guerrero considera que, al no ser miembro del aparato del partido, él se ha convertido en un 'cabeza de turco' para que otros "salven su honorabilidad". También reconoce que concedió una ayuda sociolaboral a su suegra por ser una extrabajadora.

Francisco Javier Guerrero, exdirector general de Trabajo andaluz
Francisco Javier Guerrero, exdirector general de Trabajo andaluz | EFE

El exdirector general de Trabajo de la Junta Francisco Javier Guerrero, encarcelado desde el sábado por los ERE fraudulentos, dijo en su declaración ante la juez que se siente una "presa fácil" y que creía que los "intrusos" que autorizó, entre ellos su suegra, tenían derecho a recibir las ayudas.

En el texto de su declaración, Guerrero explica que su suegra era una ex trabajadora y por ello le concedió una ayuda sociolaboral, sin consultarlo a sus superiores dados los vínculos familiares, porque "no se cuestionó la ilegalidad de la ayuda, pues cumplía los mismos requisitos que otros trabajadores".

Sobre otros "intrusos" en los Expedientes de Regulación de Empleo como el presidente de Aglomerados Morell, que fue incluido en una póliza a los 69 años pese a estar jubilado desde el año 2000, Guerrero declaró que "se conservaba bien" y no aparentaba esa edad.

El ex director general informó a la juez Mercedes Alaya que su sueldo era "de unos cuatro mil y pico" euros al mes, pero además cargaba a la Junta los gastos de comidas, hoteles y desplazamientos y tenía a su disposición un piso en la zona de Viapol de Sevilla por el que la Administración pagaba una renta de 1.100 ó 1.200 euros.

"Me impusieron este sistema de ayudas", señaló ante la juez

Guerrero declaró que "aunque ha sido afiliado al PSOE, es una persona normal, que nunca ha pertenecido al aparato del partido" y por eso cuando se descubrió la "discrecionalidad que ha tenido la Junta para conceder las ayudas", en un sistema que a él "le impusieron", se convirtió en una "presa fácil para que otras personas salven su honorabilidad". Relató que nada más tomar posesión, en 1999, se estaban pagando ayudas a Cárnicas Molina de Jaén y ya la Intervención Delegada de la Junta puso "reparos" por la "excepcionalidad de las ayudas".

Entonces fue cuando se diseñó el sistema de pagos que investiga la juez de instrucción 6 de Sevilla, porque "en la Consejería de Trabajo se tenía la preocupación que lo mismo que había ocurrido en Cárnicas Molina se extendiera a Santana Motor, Astilleros, la Bahía de Cádiz e incluso la Faja Pirítica de Huelva", por lo que el entonces consejero José Antonio Viera y el viceconsejero Antonio Fernández "le transmiten que había que dotarse de un sistema operativo con los propios medios de la Consejería de Empleo" con el objetivo de mantener la paz social.

Sobre la destrucción de expedientes tras saltar el caso de los ERE falsos, Guerrero afirmó que "no dice que se hayan destruido, sino que no están" pese a que en su tiempo estaban completos, y precisó que los amigos que le quedan en la Junta le han informado de que "más de una persona" ha podido participar en la operación para hacerlos desaparecer.

También negó haber actuado en secreto pues "informaba de todas las ayudas, directas y sociolaborales" al Consejo de Dirección de la Consejería, donde "eran una información general los datos esenciales, las empresas, los importes de las ayudas, el colectivo de trabajadores, el nombre de esas personas, el tipo de ayuda y las cuantías, y nunca le pusieron reparos". Aunque los únicos que le podían imponer la concesión de ayudas eran el consejero y viceconsejero, había otros que "le daban la lata", añadió.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.