SEGÚN EL ENTORNO DEL PRESIDENTE

SEGÚN EL ENTORNO DEL PRESIDENTE

La dirección del PSOE cree abortado el intento de convocar un congreso urgente

Si finalmente el partido provoca la convocatoria de un congreso urgente, en contra de la voluntad de Zapatero, el Presidente convocaría elecciones anticipadas al sentirse sin legitimidad.

José Luis Rodríguez Zapatero
José Luis Rodríguez Zapatero | EFE

Miembros del Gobierno y de la dirección del partido creen abortado el intento, pilotado por el lehendakari Patxi López, para realizar un congreso de forma urgente en el PSOE, que conllevara el cambio de la dirección del partido.

El argumento que dan es que Zapatero tiene la carta de convocar de forma inmediata las elecciones generales, algo a lo que se vería abocado si se siente sin legitimidad para seguir en el Gobierno.

Las fuentes consultadas explican que si finalmente parte del partido provoca la convocatoria de un congreso en contra de la voluntad de su secretario general en el Comité Federal del próximo sábado, Zapatero convocaría elecciones anticipadas. Algo que el PSOE está tratando de evitar y para ello se han afanado en frenar otras reacciones en defensa del congreso que se habrían producido.

En este sentido, argumentan que si Zapatero, que hace dos meses anunció que no quería volver a presentarse a unas generales, se ve despojado ahora de la secretaría general del partido, se sentiría sin legitimidad para seguir como presidente del Gobierno. 
Por ello, los dirigentes consultados creen abortado el intento de que haya un congreso para echar a la actual dirección. "No va a haber congreso si Zapatero presiona a los secretarios generales con la amenaza de convocar elecciones (generales)", resumía un destacado miembro del PSOE.

Además, y desde el entorno del presidente opinan que quien ha defendido el congreso será quien tenga que explicar su posición y recuerdan que la tradición en el PSOE es que, una vez que el secretario general fija una posición, los órganos de dirección asumen esa posición. Y en este caso, Zapatero ha dicho en pocos días y por dos veces, que quiere unas primarias para elegir el candidato.

Las fuentes consultadas explican también que la propuesta de celebrar un congreso no era seguida de forma abrumadoramente mayoritaria por el partido, es más, señalan que causaba una profunda división, que casi partía por la mitad a los socialistas, entre los partidarios de ir a un congreso y cambiar ya la dirección y los que no creen que sea bueno abrir ahora ese melón.

Incluso algunos dirigentes han reconocido que la convocatoria de un congreso era una buena manera de evitar un enfrentamiento en las primarias. Sin embargo, la decisión de la ministra de Defensa, Carme Chacón, de dar un paso atrás, resta presión a la situación y también quita argumentos y aplaca a quienes defendían esta posibilidad frente a las primarias, tal y como admitían hoy mismo algunos diputados socialistas. 

Un hecho este que, además, ella misma reconocía en su comparecencia de hoy al alegar que estaba "en riesgo" la "unidad" del partido, la "autoridad" de Zapatero y la estabilidad del Gobierno.

Por ello, la convicción que tienen algunos miembros del Ejecutivo es que si el asunto del congreso se lleva a la confrontación en el Comité Federal, ganaría la propuesta que hiciera Zapatero. "Zapatero espera que se imponga su criterio", aseguraban desde el entorno del presidente.

Además, hay sectores del partido que opinan que la propuesta de un congreso ha sido un "órdago mal calibrado", algunos incluso apuntan a que responde más a los nervios de algunos por la derrota electoral del pasado domingo que a un planteamiento bien reflexionado y hasta han llegado a decir, de manera metafórica, que ha sido una "grave irresponsabilidad" poner la "pistola en la cabeza" a Zapatero.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.