EN BARCELONA, GIRONA, CIUDAD REAL Y ÁVILA

EN BARCELONA, GIRONA, CIUDAD REAL Y ÁVILA

Desmantelan una célula yihadista que representaba una "amenaza grave" para España

Los arrestados incitaban a la comisión de acciones terroristas en España y seleccionaban candidatos para enviar a Siria e Irak. Todos los detenidos son españoles y cinco de ellos tienen origen marroquí. La Policía Nacional ha practicado registros en las provincias de Barcelona, Girona, Ciudad Real y Ávila. Estas detenciones se producen horas después de que el juez Ruz decretara prisión incondicional para los dos presuntos yihadistas detenidos el martes en Ceuta.

La Policía Nacional ha detenido hoy en las provincias de Barcelona, Girona, Ávila y Ciudad Real a ocho presuntos yihadistas integrantes de una célula de propaganda y reclutamiento dirigida por la organización DAESH o Estado Islámico y que representaba "una amenaza grave y concreta" para España.

Se trata de la primera operación policial, aún abierta y que está coordinada por la Fiscalía y el juzgado de instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, en la que se logra desarticular un grupo yihadista de propaganda radical "perfectamente organizado", aunque actuaba de forma "deslocalizada y autónoma". Eso sí, dirigido y conectado con la organización terrorista DAESH o el también autoproclamado Estado Islámico a través de uno de sus operativos que, desde Siria a Iraq, tutelaba las actividades de los arrestados.

Sobre esta persona hay una reclamación judicial internacional por terrorismo dada su vinculación en otras investigaciones policiales. Por eso, Interior destaca la amenaza que representaban los arrestados -todos españoles, cinco de ellos de origen marroquí y entre los que hay dos mujeres- para la seguridad nacional.

Una amenaza que desde el departamento de Jorge Fernández Díaz califican de "grave, concreta y continuada", pues todos sus miembros propagaban el ideario terrorista, con la intención de multiplicar las células activas en nuestro país dispuestas a cumplir los dictados de DAESH, llegando incluso a cometer atentados.

Varios eran los objetivos de este grupo: difusión de consignas terroristas, radicalización de comunidades, captación de adeptos, selección y envío de combatientes, así como incitación a la comisión de acciones terroristas en España.

Con los dictados de esta organización, los detenidos -cinco en cinco diferentes municipios de Barcelona (Hospitalet de Llobregat, Terrassa, Piera y Malgrat de Mar), uno en Girona (Figueras), otro en la provincia de Ávila (Cebreros) y el último en la de Ciudad Real (Fuente del Fresno)- difundían el ideario yihadista para inmigrantes o españoles de origen marroquí.

Adaptaban el idioma, ya que sus potenciales víctimas no tenían conocimiento del árabe, de forma que aumentaban exponencialmente las posibilidades de que el mensaje radical fuera captado y asumido adecuadamente. También ponían en práctica la táctica de guerra conocida como "terror informativo", habitualmente utilizada por la organización matriz y que consiste en la difusión de imágenes o vídeos especialmente maquetados, dotados de una estética concreta y una "demoledora crueldad".

Otro de los objetivos marcados era el de localizar y seleccionar a personas radicales, proclives a la asunción del ideario yihadista al objeto de proceder a su adecuado adoctrinamiento, radicalización y finalmente captación como colaboradores. Era a estas personas seleccionadas a las que la "célula" imbuía insistentemente en la necesidad de cometer acciones terroristas en territorio nacional.

También ponían en contacto a los captados, futuros combatientes en el extranjero, con otros escalones superiores a la organización y ubicados en terceros países y que facilitarían el acceso a Siria o Irak. Por todo ello, Interior advierte de que los detenidos representaban "una amenaza grave, concreta y continuada para la seguridad nacional" dado que todos sus miembros estaban "perfectamente radicalizados" y en comunión con los dictados de DAESH.

Además de los detenidos -que ya están siendo trasladados a Madrid para pasar a disposición judicial- los agentes han procedido a registrar ocho domicilios, donde al menos se han incautado de dos escopetas de caza, han indicado fuentes de la investigación. De los detenidos no han trascendido más detalles hasta el momento.

En Cebreros (Ávila), el arrestado es un joven de unos 26 años, de origen marroquí, casado y con dos hijos pequeños, según han declarado algunos vecinos que han asegurado que el detenido llevaba al menos seis años en el pueblo y ahora estaba en paro, aunque había trabajado en el Ayuntamiento.

Mientras, en el municipio gerundense de Figueres la detenida es una joven de 18 años que como los otros cinco detenidos en municipios barceloneses han sido trasladados a la comisaría de La Verneda, en Barcelona, para ser conducidos ya a Madrid.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.