ELECCIONES 27-S

ELECCIONES 27-S

¿Cuáles serían las consecuencias económicas de la independencia de Cataluña?

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, convocó el pasado lunes las elecciones catalanas del 27-S, unos comicios "muy diferentes" aseguraba. Mas quiere que el resultado de estas elecciones se interprete como un plebiscito sobre la independencia catalana y su partido trataría de utilizar el resultado de los comicios para realizar una declaración unilateral de independencia. A continuación te contamos cuáles serían las consecuencias de la secesión de Cataluña.

Esteladas en Cataluña
Esteladas en Cataluña | EFE

Salida de la Unión Económica Europea e imposición de aranceles
Bruselas ha asegurado que Cataluña tendría que seguir los mismos pasos que cualquier país para poder entrar en la Unión Europea, por lo que si se declarara la independencia, tendría la consideración de un 'país tercero', es por ello que la primera consecuencia que repercutiría a Cataluña, sería su salida del mercado comunitario, lo que su pondría la imposición de aranceles tanto en exportaciones e importaciones. Esto afectaría a la red económica catalana, que vería como sus precios se elevarían respecto a los de sus competidores, dado que es la Unión Europea la encargada de fijar las tarifas arancelarias.

En este caso, la Generalitat tendría que llegar a un acuerdo con los países de la Unión Europea para fijar unas tarifas, sin embargo estas negociaciones no son rápidas, y durante el tiempo que duraran, serían muchas las empresas que podrían irse a otros países.

Las exportaciones exteriores y las ventas a España, que ahora son internas, se verían afectadas por la Tarifa Exterior Común, un elemento establece tasas de arancel frente a los países no pertenecientes a la Unión Europea.

Salida de empresas
Los aranceles comunitarios serían en algunos casos inasumibles para algunas de las empresas que tienen su sede en Cataluña. Esta comunidad cuenta con uno de los tejidos industriales más importantes de España, sin embargo, las tarifas marcadas por la Unión Europea podría en su economía interna, lo que podría desencadenar en un traslado de un gran número de filiales multinacionales a otros países o regiones españolas. Las comunidades autónomas ofrecerían facilidades a estas empresas por el aumento que supondría para su PIB recibir nueva inversión.

Desde el año 2010, más de mil empresas han trasladado sus empresas a otros puntos de España con más seguridad jurídica y un marco político más estable, a modo de prevención ante un caso de secesión.

Uso del euro como moneda extranjera o nueva moneda
Cataluña tendría la posibilidad de continuar usando el euro como lo hacen algunos países que no forman parte de la Unión Europea como Andorra o Mónaco. Sin embargo, el uso de una moneda extranjera también acarrearía problemas económicos. El supuesto Gobierno de Cataluña no tendría la capacidad de decidir sobre la moneda, por lo que afectaría a cuestiones como los tipos de interés que a la larga puede producir inflación y encarecería la vida.

En el caso de que Cataluña instaurara una nueva moneda, las debilidades económicas producidas por la secesión podrían causar la depreciación de la moneda, que causaría una salida masiva de capitales.

Cambios en políticas exteriores
Hasta el momento, las políticas exteriores de Cataluña se rigen a través del gobierno central. Los acuerdos con otros países, en temas económicos, sociales, de defensa, etc.

La colaboración en materias de seguridad que se llevan a cabo con países miembros de la Unión Europea, o la protección de las Fuerzas Armadas españolas y de la OTAN se perderían. Cataluña debería enfrentarse a la creación de un ejército propio, que no sólo supondría un gran impacto económico, sino que también sería una larga labor. En el momento de declararse la independencia catalana, su salida de los órganos comunitarios como la Organización de Naciones Unidas o del Parlamento Europeo sería inmediata.

Menor libertad para viajar
La separación de Cataluña podría producir la ruptura del Acuerdo de Schengen, mediante el cual varios países de la Unión Europea han suprimido los controles en las fronteras interiores. Un acuerdo que está integrado en el marco institucional y jurídico de la Unión Europea, por lo que la no pertenencia a esta, afectaría a los catalanes y a aquellos turistas que quisieran visitar  Cataluña, dado que la libre circulación se cancelaría.

Esto no sólo afectaría a aquellos catalanes que quisieran viajar o residir en otros países europeos, sino que el sector del turismo se vería seriamente afectado. Teniendo en cuenta que sólo en el segundo trimestre de 2015 un 13% del total de la población catalana se dedicaba al sector turístico, la caída de la llegada de turistas a Cataluña podría suponer una bajada del PIB.

Consecuencias para España
España también se vería perjudicada por la independencia de Cataluña, y es que esta región es una de las que más aporta al PIB de España, detrás de Madrid. El Gobierno publicó en el informe de las balanzas fiscales de 2014 que la aportación de Cataluña al estado es de 8455 millones, una cifra muy alejada de los 15.000 millones que publicaba meses antes Artur Mas.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.