LEY DE TRANSPARENCIA

LEY DE TRANSPARENCIA

Los altos cargos no podrán aceptar regalos "más allá de la cortesía"

Los altos cargos a los que se aplicará la futura Ley de Transparencia no podrán aceptar regalos "que superen los usos habituales" y si cometen infracciones en la gestión económico-presupuestaria deberán restituir "las cantidades percibidas" e indemnizar a la Hacienda Pública.

Soraya Sáenz de Santamaría, en el Consejo de Ministros
Soraya Sáenz de Santamaría, en el Consejo de Ministros | EFE

Los altos cargos a los que se aplicará la futura Ley de Transparencia no podrán aceptar regalos "que superen los usos habituales, sociales o de cortesía, ni favores o servicios en condiciones ventajosas que puedan condicionar el desarrollo de sus funciones". Además, si cometen infracciones en la gestión económico-presupuestaria, deberán restituir "las cantidades percibidas o satisfechas indebidamente" e indemnizar a la Hacienda Pública.

Así figura en el anteproyecto de Ley de Transparencia elaborado por el Gobierno y que desde las cinco de esta tarde es de acceso al público a través de la web 'leydetransparencia.gob.es'. El Ejecutivo someterá durante quince días la iniciativa a las aportaciones de los ciudadanos y aprobará después el proyecto de ley para su debate en las Cortes.

La prohibición de recibir regalos es uno de los principios de actuación a los que estarán sometidos los altos cargos de todas las administraciones públicas, a los que también se les señalan unos principios éticos y los supuestos en los que pueden cometer una infracción leve, grave o muy grave, con la consiguiente sanción administrativa o incluso de inhabilitación.

Todo ello forma parte del Título II de la norma, dedicado al buen gobierno. En él se incluyen unos principios que deben regir la conducta de los altos cargos, se añaden las infracciones económico-presupuestarias y de tipo disciplinario, y las sanciones que conllevan.

En el capítulo de los principios éticos que deben regir el trabajo de los altos cargos se incluye el actuar con transparencia, tener buena fe, ser imparciales, no discriminar o mantener una conducta digna. También se les exigen unos principios de actuación: mantener plena dedicación a su trabajo, guardar reserva, dar a conocer cualquier actuación irregular, etc.

Es en este punto donde se insta a los responsables políticos a no aceptar regalos ni favores y a incorporarlos al patrimonio del Estado cuando sean obsequios "con una mayor relevancia institucional". A raíz de los casos de corrupción, el PP aprobó para sí mismo un código de buenas prácticas en el que ya incluía esta medida, ahora convertida en ley.

 

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.