El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado que la economía española cayó el 0,3% en el cuarto trimestre de 2011, mientras que en el conjunto del año creció el 0,7 %. Esta estimación adelantada por el INE coincide con el dato avanzado por el Banco de España el pasado lunes.

Se espera que la economía española entre otra vez en recesión técnica (dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo) en el primer trimestre de 2012. De hecho, el FMI prevé que España permanezca en recesión al menos durante este año y el próximo, con una contracción del PIB del 1,7% en 2012 y del 0,2% en 2013.

Según el INE, en los últimos tres meses de 2011 destacó la contribución más negativa de la demanda nacional, compensada en parte por la aportación positiva del sector exterior, que creció respecto al trimestre anterior.

El Banco de España considera que el recrudecimiento de las tensiones en los mercados financieros es la principal causa, ya que el aumento del riesgo soberano (dudas sobre la capacidad de España para afrontar el pago de su deuda) y de las dificultades de financiación para la banca inciden negativamente en la economía real.

De hecho, la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2011 no hizo sino confirmar los malos augurios. El [[LINK:INTERNO|||20120127-NEW-00024-false|||paro creció el año pasado en 577.000 personas]], hasta situarse el volumen de desempleados en más de 5,27 millones de personas, cifra inédita para la economía española. La tasa de paro escaló así hasta el 22,85%, la más alta desde el primer trimestre de 1995 (23,49%). El número de empleos destruidos en 2011 fue de 600.600 (-3,2%).

Además, destaca que se ha seguido registrando una fuerte volatilidad en los mercados, a pesar de las medidas de ajuste aprobadas por el Gobierno en su primer Consejo de Ministros, lo que ha empeorado las condiciones de financiación de la economía española y ha dañado la confianza de los agentes.

La demanda nacional se contrajo el 1,3% el pasado año, consecuencia casi en su totalidad de la caída de la inversión en construcción y el recorte del gasto público, que no pudieron ser contrarrestados por el consumo de los hogares ni la inversión empresarial, cuyo impulso inicial fue dando "muestras de fatiga" a medida que avanzaba el año. Según el Banco de España, la demanda exterior tuvo una contribución positiva de dos puntos porcentuales gracias a la buena evolución de las exportaciones.

El empleo ha ido intensificando su caída tras el verano, con una destrucción del 1,7% en el conjunto de 2011. Por el lado de la oferta, todas las ramas económicas, salvo la construcción, registraron ligeros avances en el conjunto del año, aunque la segunda parte del ejercicio fue más floja. Dentro del sector de la construcción, el deterioro fue más acusado en la obra civil como consecuencia de los planes de austeridad. El INE publicará los datos detallados de la contabilidad nacional el próximo 16 de febrero.

Los mas vistos

Economía Digital

Todo sobre finanzas, empresas, tecnología e industria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.