Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
SEGÚN VARIOS MEDIOS INTERNACIONALES

España pedirá el rescate, pero no usará el dinero

El Gobierno quiere que el BCE compre deuda para paliar el acoso de los mercados, pero la institución presidida por Mario Draghi insta a los países a pedir ayuda para activar la compra de bonos. El equipo de Rajoy habría encontrado la solución en la "línea de crédito virtual", según cuentan Reuters y el Financial Times: el Gobierno pedirá el rescate pero no usará el dinero.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy (Archivo). El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy (Archivo). | Foto: EFE

Sonia López Tello  |  Madrid  | Actualizado el 16/10/2012 a las 12:52 horas

La palabra rescate no abandona las portadas. A pesar de los intentos del Gobierno de trasladar confianza, asegurando que España no no necesita un rescate (apoyadas también por miembros del Consejo Europeo), medios internacionales como el Financial Times aseguran que España está lista para solicitar una ayuda.

¿Por qué ahora? El Gobierno de Rajoy podría haberse decidido a pedir oficialmente ayuda después del ultimátum del presidente del BCE, Mario Draghi, que no abandona su postura de que la compra de bonos solo se llevará a cabo cuando los países interesados soliciten el rescate de manera formal. Algo que Rajoy y su equipo económico querían evitar a toda costa, no tanto por los ajustes adicionales que podría conllevar, sino por la pérdida de soberanía política que implica.

Se trataría de una línea de crédito virtual

Citando a una fuente del ministerio de Economía, medios internacionales aseguran que España pedirá el rescate en breve, pero que no usará el dinero, "porque no lo necesita".

"Se podría decir que España solicitará una línea de crédito virtual", indica la fuente citada del Ministerio al Wall Street Journal. "El día siguiente a la petición de rescate, el interés de los bonos soberanos españoles podrían caer hasta 1,5 puntos", asegura.

La pregunta que surge tras conocerse esta fórmula es "¿cuándo?". Al parecer, según los citados medios, la solicitud se estaría aplazando solamente por factores externos, como la evaluación del impacto que esto tendría en países vecinos como Italia, algo que podría llevar varias semanas.

Ya que el Gobierno asegura "no tener prisa", todo queda a la espera de los términos y condiciones bajo las que Europa tiende su mano, una parte del trato que no preocuparía demasiado al Ejecutivo después de la relajación de la prima de riesgo.

Compartir en:
PUBLICIDAD