DESMIENTEN QUE VAYA A ABANDONAR EL EURO

DESMIENTEN QUE VAYA A ABANDONAR EL EURO

La Unión Europea podría rebajar los intereses de la ayuda a Grecia

El reconocimiento de que Grecia no podrá comenzar a financiarse en el mercado a partir de 2012, como había sido acordado, ha vuelto a abrir el debate sobre los pasos a seguir para su rescate.

Varios viandantes frente a un monumento que hace honor a la antigua moneda griega
Varios viandantes frente a un monumento que hace honor a la antigua moneda griega | EFE

La crítica situación de Grecia un año después de recibir la ayuda internacional, lejos de remitir, se ha agravado y amenaza con provocar nuevas divisiones en el seno de la Unión Europea respecto a la posibilidad de conceder créditos adicionales al país, más allá del rescate de 110.000 millones.

El reconocimiento de que Grecia no podrá comenzar a financiarse en el mercado a partir de 2012, como había sido acordado, debido a los prohibitivos intereses que se siguen pagando por su deuda, ha abierto el debate sobre cuáles son los pasos a seguir para evitar que este nuevo capítulo en la crisis fiscal de la zona euro desemboque en un drama de peores consecuencias. Los ministros de Finanzas de Francia, Italia, Alemania, España y Grecia se reunieron el pasado viernes en Luxemburgo con el presidente del Banco Central Europeo, el presidente del Eurogrupo y el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios para tratar el asunto.

El encuentro, que había sido organizado por Francia y Luxemburgo como una cita secreta, salió a la luz debido a una información publicada en el portal digital del semanario "Der Spiegel", en la que se sostenía que Grecia barajaba abandonar el euro. El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, aseguró hoy en Madrid que "nadie va a abandonar el euro" y consideró lógico que las instituciones europeas y los países involucrados en los rescates pidan explicaciones ante posibles modificaciones.

La salida de Grecia del euro también ha sido tajantemente desmentida por los asistentes a la reunión del viernes, aunque la propia celebración del encuentro supone reconocer que el programa acordado hace un año no ha funcionado y que la situación de la economía griega será un problema tanto para la zona euro como para su propia población durante más tiempo del esperado. Asimismo, implica aceptar una posibilidad que hasta ahora había sido negada con insistencia: la de que es necesario reformar el programa de ayuda a Grecia, que según las informaciones publicadas necesita unos 30.000 millones de euros adicionales en 2012.

El problema griego será abordado junto con el rescate de 78.000 millones de Portugal durante las reuniones de ministros de Finanzas europeos que se celebrarán los próximos días 16 y 17 en Bruselas. La sostenibilidad de la deuda griega podría abordarse mediante un aumento de los préstamos a Grecia, aunque existen otras opciones, como un mayor alargamiento de los plazos y la reducción de los intereses del rescate -la UE ya aceptó una primera suavización de las condiciones en marzo-, o permitir que el fondo de la zona euro compre bonos del país.

Por el contrario, la reestructuración de la deuda que los mercados vienen descontando desde hace semanas volvió a ser negada tras el encuentro del viernes, pese a que el interés del bono griego a diez años siguió hoy en cifras récord, situándose en el 15,62 % a media mañana. Todo hace pensar que cualquier posibilidad será aún más complicada de adoptar que en el pasado ante la creciente resistencia pública en países "fiscalmente virtuosos", como Alemania o Finlandia, a continuar ayudando a los socios más débiles, a los que culpan de su propia situación.

Nuevos temores de contagio a España
El agravamiento de la crisis griega reaviva los temores de un contagio a España, que se habían calmado tras el rescate de Portugal, según publica este lunes el periódico británico Financial Times.

"Grecia ha negado que esté considerando dejar la eurozona, pero sus inminentes problemas de financiación podrían revivir los temores de que la crisis de deuda de la eurozona puede contagiarse a España", señala el FT.

"Ello provocaría un agravamiento de la crisis ya que España, la cuarta mayor economía de la eurozona, está ampliamente considerada como la pieza clave del dominó. Si España cae y necesita préstamos de rescate, el conjunto del proyecto de la eurozona podría verse amenazado", alerta.

Los ministros de Economía de la UE debatirán el posible nuevo rescate a Grecia, así como la asistencia financiera de 78.000 millones de euros para Portugal, en su reunión ordinaria del 16 y 17 de mayo.

Los mas vistos

Economía Digital

Todo sobre finanzas, empresas, tecnología e industria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.