LAS DIFICULATADES ECONÓMICAS DISPARAN LA DESESPERACIÓN

LAS DIFICULATADES ECONÓMICAS DISPARAN LA DESESPERACIÓN

Crecen los niños en manos del Estado y la demanda obliga a abrir comedores sociales

El número de familias que deja a sus hijos al cuidado de la Administración se ha disparado por la crisis. En otros casos, niños de 7 años ejercen de "canguros" de sus hermanos pequeños.

Un grupo de personas guarda cola para entrar en un comedor social
Un grupo de personas guarda cola para entrar en un comedor social | EFE

La crisis ha aumentado el número de familias que deja a sus hijos al cuidado de la Administración y son los centros de día los verdaderos protagonistas al abrir, en este segundo semestre y tras dispararse la demanda, nuevos comedores sociales que garantizan una comida diaria a los niños.

Así lo han dicho varias ONG, entre ellas la Fundación de Entidades de Atención a la Infancia y Adolescencia (Fedaia), que en Cataluña sirve de paraguas al 90% de los centros de menores.

Según el presidente de Fedaia, Jaume Clupés, en Cataluña se ha duplicado el número de niños que asisten a los centros de día, donde los trabajadores sociales han detectado casos de desnutrición. Estos centros funcionan después del horario escolar. Antes de la crisis cumplían un papel educativo y de refuerzo pero ahora se ven obligados a suplir deficiencias en alimentación.

Clupés ha relatado que a los niños que acuden a estos centros les llaman "menores móviles" porque nunca saben si habrá alguien en casa cuando llegan. Algunos, con sólo 7 años, ejercen de "canguros" y tienen a su cargo hermanos más pequeños. No sólo en Cataluña se disparan quienes acuden a estos centros.

Según Aldeas Infantiles esta tendencia se da en toda España y ha obligado a abrir nuevos comedores, los últimos en Madrid y Zaragoza. Se trata de situaciones límite. Muchas veces los padres están en la calle buscando recursos, tienen horarios desorbitados o salarios ínfimos. También abundan empleadas de hogar incapaces de costear las becas de comedor.

Aldeas Infantiles también ha variado el carácter de sus ayudas que si antes se basaban en el apoyo educativo, ahora se centran en cubrir las carencias en la alimentación. Según su portavoz, Gracia Escudero, el paro y los desahucios llevan a los comedores sociales a familias que hace dos o tres años "ni se planteaban acudir a los servicios sociales", y lo hacen para que sus hijos "no pasen hambre".

Aunque los datos sobre menores no siempre son facilitados por la Administración, las consejerías de Bienestar Social de Madrid, Castilla y León y Extremadura han reconocido un aumento de guardas en 2012 respecto al año pasado. La guarda es una figura que permite que la Administración se haga cargo temporalmente del niño hasta que la situación familiar mejora.

Fuentes de la Consejería de Bienestar Social de Madrid han informado de que este aumento de guardas aunque es leve marca una tendencia. En otras autonomías, como País Vasco y Baleares, lo que han aumentado es el número de tutelas, y en la comunidad balear también han subido las demandas de intervención.

Las familias que acuden a la guarda se reparten al cincuenta por ciento entre españoles e inmigrantes y en lo que sí coinciden es en un elevado estrés familiar donde el paro y los desahucios están a la orden del día.

Otras autonomías como Murcia, Castilla-La Mancha, Navarra o Comunidad Valenciana presentan cifras equilibradas en guardas y tutelas e incluso aseguran que las partidas no se han reducido, y en Canarias han aumentado.

Los mas vistos

Economía Digital

Todo sobre finanzas, empresas, tecnología e industria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.