PREVÉ QUE EL PARE BAJE AL 25,4% EN 2014

PREVÉ QUE EL PARE BAJE AL 25,4% EN 2014

El BBVA cree que la economía española ya está creciendo en este trimestre

Tras ocho trimestres consecutivos de caídas, el PIB registrará un crecimiento del 0,1% cuando se dé a conocer el dato del periodo julio-septiembre. Es lo que pronostica el servicio de estudios del BBVA, que se muestra algo más pesimista que el Gobierno para el dato de cierre de 2013 pero mucho más optimista para 2014.

Imagen de la sede madrileña del BBVA
Imagen de la sede madrileña del BBVA | EFE

El servicio de estudios del BBVA cree que la economía española podría estar ya creciendo de manera moderada, por lo que el periodo julio-septiembre cerrará con una subida del PIB del 0,1 %, dejando atrás ocho trimestres consecutivos de caídas. "Tras prácticamente cinco años de crisis se está tocando fondo en 2013, dando paso en 2014 a la recuperación sostenida de la actividad", asegura la entidad presidida por Francisco González en el informe "Situación España" correspondiente al tercer trimestre del año.

De este modo, adelantan el retorno al crecimiento durante los próximos trimestres, aunque advierten de que será "insuficiente" para evitar que 2013 se salde con una disminución del PIB del 1,4 % (una décima peor de lo que espera el Gobierno). Sobre 2014 prevén que la actividad crezca un 0,9 % (cuatro décimas más optimistas que el Ejecutivo) gracias a la mejora gradual del entorno internacional, el menor tono contractivo de la política fiscal y la práctica conclusión de los procesos de ajuste internos.

Para justificarlo señalan que las ventas españolas en el exterior seguirán perfilándose como "soporte permanente de la recuperación" gracias a la creciente diversificación de los mercados, mientras que factores domésticos como la debilidad del mercado laboral y la demanda interna (principalmente de inversión productiva) van reduciendo su contribución negativa. Estos factores habrían contribuido a un "práctico estancamiento" del PIB que el segundo trimestre de 2013 (con una caída del 0,1 % según el INE), un "punto de inflexión" en el que se habría dejado atrás el periodo más intenso de destrucción de empleo.

Así, según asegura la entidad, el incremento de la inversión resultará en una "recuperación sostenida" del empleo que debería empezar a notarse durante el primer semestre de 2014, pero sobre todo en la segunda mitad del ejercicio.

Por los últimos datos conocidos de Encuesta de Población Activa (EPA) y paro registrado concluyen que "reaparecen las constantes vitales del mercado de trabajo" gracias a la reforma laboral y al inicio de la recuperación. De esta manera, a pesar del descenso esperado del número de ocupados del sector público como consecuencia del proceso de consolidación fiscal, esperan un aumento de la ocupación en el sector privado.

Por ello mejoran sus anteriores estimaciones publicadas en mayo y esperan que la tasa de paro alcance un 26,2 % de la población activa en 2013 (casi un punto menos) y un 25,4 % en 2014 (un punto menos). Con todo, la elevada tasa de paro les hace reclamar una vez más medidas complementarias a la reforma laboral para disminuir la dualidad entre trabajadores fijos y temporales y mejorar la eficiencia de las políticas activas y pasivas de empleo.

Sobre el ajuste fiscal, consideran que con las medidas anunciadas o puestas ya en marcha el déficit de 2013 quedará en torno al 6,5 % del PIB, en línea con el nuevo objetivo de estabilidad aprobado por la Comisión Europea a finales de mayo. Esta flexibilización debería -para el BBVA- suponer una "oportunidad" para mejorar la composición del ajuste, reducir la carga impositiva y compensarla con un menor gasto público, minimizando el impacto negativo sobre el crecimiento.

Respecto a la traslación de esta flexibilidad a las comunidades autónomas, alertan de que los objetivos de déficit asimétricos reducirán los diferenciales de crecimiento entre regiones en 2013, pero retrasarán los ajustes que "inevitablemente" tienen que producirse.

Por último, reclaman que las instituciones europeas y las administraciones públicas aseguren una recuperación "lo más robusta posible" con una unión económica y soberana que rompa el bucle entre riesgo soberano y bancario. En España confían en que se cumplan los compromisos ya adquiridos con políticas que permitan solucionar "definitivamente" los problemas de la economía, entre los que mencionan, además de la reducción del gasto público y las medidas laborales, avanzar en la reestructuración del sistema financiero y la desregulación de sectores "clave".

"Todo lo anterior, abordado con la ambición adecuada, puede ayudar a lograr tasas de crecimiento como las observadas en el período anterior a la crisis", concluyen.

Los mas vistos

Economía Digital

Todo sobre finanzas, empresas, tecnología e industria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.