MENOS BARRERAS PARA ABRIR UN COMERCIO

MENOS BARRERAS PARA ABRIR UN COMERCIO

Abrir un nuevo comercio en España costará 240 euros menos

El Gobierno reduce los trámites administrativos para abaratar los costes y disminuir el tiempo de espera de la tramitación de expedientes.

Menos barreras para la apertura de comerios
Menos barreras para la apertura de comerios | EFE

Abrir, trasladar o ampliar un establecimiento comercial en España costará 240 euros menos a sus promotores, gracias a la simplificación de trámites administrativos que el Gobierno ha incluido en el decreto ley de Medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, aprobado por el Consejo de Ministros el pasado viernes.

La sustitución de las autorizaciones para la apertura, traslado o ampliación de comercios por declaraciones responsables o comunicaciones permitirá tanto una reducción de tiempo como de cargas administrativas.

El Ejecutivo estima que habrá un ahorro de 80 euros por la diferencia entre presentar dos solicitudes presencialmente (una local y otra autonómica), otros 100 euros por la implantación de la tramitación proactiva, en la que se acumulan y suprimen algunos trámites y se integran en una única ventanilla. Además, prevé un ahorro de 60 euros más por la reducción de seis a tres meses en el tiempo de tramitación del expediente.

En cualquier caso, estos ahorros no conllevarán ni un incremento ni una disminución de los ingresos que percibe la Hacienda pública.

Menos barreras
Estos ahorros supondrán además una eliminación de barreras de entrada al mercado, lo que incrementará la competencia en el sector comercial y, a su vez, la posibilidad de empezar a funcionar de forma más ágil adelantará la obtención de ingresos y beneficios por parte del promotor comercial.

Estas ventajas se suman además a otros cambios en el ámbito comercial incluidos en el mismo decreto ley, como el impulso a las zonas de especial afluencia turística (ZGATs), con mayor flexibilidad de horarios de apertura.

Pagos con tarjeta
Por otra parte, el decreto ley limita también las comisiones que los bancos pueden cobrar a los comerciantes por el uso de tarjetas de crédito y débito en sus establecimientos, si bien estos nuevos baremos no entrarán en vigor hasta el próximo 1 de septiembre, para que el sector se adapte a las nuevas exigencias.

Las tasas no podrán superar el 0,2% del valor de la operación en el caso de que se use una tarjeta de débito y el 0,3% en el caso de las de crédito.

Además, se incluye una comisión máxima de 7 céntimos para evitar supuestos en los que el nuevo escenario pudiera generar comisiones mayores a las actuales y se establece también un tratamiento singular para los pagos de hasta 20 euros, en los que las comisiones serán de 0,2% para crédito y 0,1% para débito.

Según subraya el Gobierno en la memoria, las empresas beneficiarias del pago con tarjeta tendrán prohibido expresamente trasladar los costes de la limitación a los clientes finales, en forma de gastos o cuotas adicionales por el uso de tarjeta.

Los proveedores de servicios de pago tendrán que informar al Banco de España de las tasas de descuento e intercambio efectivamente aplicadas por las operaciones más habituales, información que se publicará en la web del supervisor.

También el Observatorio de Pagos con Tarjeta Electrónica deberá realizar un seguimiento del cumplimiento de esta normativa, prestando especial atención a los posibles costes repercutidos sobre comerciantes y consumidores.

Los mas vistos

Economía Digital

Todo sobre finanzas, empresas, tecnología e industria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.